La reina Ana revive su botín en Vigo

El puerto recibe por primera vez al “Queen Anne”, bautizado en honor a la reina que mandó acuñar monedas con el nombre de Vigo por la Batalla de Rande

El crucero “Queen Anne”, de Cunard, que este domingorecala en Vigo.

El crucero “Queen Anne”, de Cunard, que este domingorecala en Vigo. / CUNARD

Lara Graña

Lara Graña

Anne R.

En tanto se nos ha informado de que nuestra Flota Real se ha hecho con una cantidad considerable de oro y plata en la última expedición a Vigo, nuestra voluntad y placer es, y por la presente, requerimos y autorizamos a que usted a fundir todo ese oro y plata que será traído a nuestra Casa de la Moneda y entregado [...] con esta inscripción Vigo en letras minúsculas bajo nuestras efigies [...] Con la intención de que sea una marca de distinción en recuerdo de esa gloriosa acción.

A nuestro fiel y querido,

Isaac Newton.

Así se consumó el encargo, por parte de la reina Ana de Gran Bretaña (marzo 1702-mayo 1707), al que entonces era el maestro de la Casa de la Moneda, el genio británico de la física y la alquimia. Se le entregaron 4.504 libras y dos onzas de plata, por otras siete libras y ocho onzas de oro, aprehendidas tras la Batalla de Rande a los buques españoles. Con ellas –equivalían a algo más de 2.040 kilogramos– cumplió Newton el deseo de la monarca, en cuyo recuerdo la naviera Cunard ha bautizado al último de sus cruceros: Queen Anne.

Varias de las monedas acuñadas por orden de la reina Ana con el nombre de Vigo por la batalla de Rande.

Varias de las monedas acuñadas por orden de la reina Ana con el nombre de Vigo por la batalla de Rande. / FdV

Con 322,5 metros de eslora y capacidad para 3.000 pasajeros, la embarcación visitará por primera vez el puerto vigués –acaba de estrenarse, factoría del astillero Fincantieri– más de 320 años después de la toma de aquel copioso botín. Su escala se prolongará durante ocho horas, procedente del puerto de Southampton y con destino final al de Barcelona; estará consignada por Pérez y Cía.

Las monedas no fueron las únicas piezas que mandó forjar la reina, que aprovechó esta incautación para realizar un intenso ejercicio de propaganda. También se elaboraron medallas, en las que se aprecia la ría de Vigo llena de buques con las velas plegadas y bajo una feroz llamarada. La escasez del oro enviado a Newton ha convertido las monedas de este metal precioso en un anhelo para coleccionistas en todo el mundo: una guinea de oro con sello de Vigo fue subastada en 2019 en Nueva York y alcanzó un precio de hasta 1,08 millones de dólares (un millón de euros, al tipo actual de cambio).

La moneda, en su versión de plata

Una moneda con la referencia a Vigo pero en su versión de plata / FdV

El buque

El Queen Anne se ha convertido en el buque número 249 de la naviera Cunard, que fue la pionera en ofrecer un servicio transatlántico de forma regular, así como viajes alrededor del globo. “El equipo de Cunard, junto con la historiadora, escritora y presentadora de televisión británica Kate Williams, estudió varias opciones de nombre y se inspiró en el reinado de la reina Ana” para bautizar este castillo flotante, dice la naviera en uno de sus folletos.

El Queen Anne alcanza una velocidad máxima de 22 nudos en travesía (cerca de 41 kilómetros por hora) y cuenta con una distribución en 14 cubiertas. A los mandos del crucero –y de una tripulación de 1.225 trabajadores– está una mujer nacida en la Feroe, Inger Klein Thorhauge. Salón teatro con 835 plazas, 15 restaurantes, casino, galería de arte, biblioteca... son algunas de las ofertas que trae a bordo el crucero de la reina que acuñó su rostro con el nombre de la ciudad de Vigo.

Suscríbete para seguir leyendo