La Seguridad Social reclama a unos vigueses 12.500 euros de una pensión mal pagada a su abuelo

El TSXG da la razón a los nietos y reprueba al INSS su "conducta torpe y negligente" a la hora de formular su recurso

Sede de de la Tesorería General de la Seguridad Social en García Barbón

Sede de de la Tesorería General de la Seguridad Social en García Barbón / Alba Villar

Desagradable sorpresa la que se encontraron en el buzón los nietos de un hombre que había muerto un año y medio antes y del que eran herederos. El Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) les exigía la devolución de 12.537 euros que, según el organismo, había abonado de más a su abuelo por el complemento de mínimos de su pensión. A partir de ahí, se libró una batalla administrativa y legal de varios que los jueces han zanjado ahora a favor de los herederos, residentes en Vigo.

El proceso comenzó en enero de 2020, cuando el INSS notificó a los nietos del fallecido que se iniciaba el expediente para el reintegro de las "prestaciones indebidas" que habría cobrado su abuelo, perecido en agosto de 2018. Los interesados presentaron sucesivas alegaciones, pero la Seguridad Social continuó el procedimiento para que la Tesorería General ejecutase la recaudación. Ante ese organismo, volvieron a reclamar, sin éxito, los herederos, que finalmente acudieron a la vía judicial.

El Juzgado de lo Social n.º 3 de Ourense falló en contra de ambos órganos, por una cuestión formal: el expediente abierto caducó sin haberse finalizado en el plazo preceptivo de tres meses, así que había que archivarlo. Los dos brazos de la Seguridad Social recurrieron ante el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), que este mes de abril ha ratificado la sentencia, y con recado incluido para las recurrentes.

Oficinas de la Seguridad Social

Oficinas de la Seguridad Social / FARO AROUSA

"[El INSS] se ha colocado en esa alegada situación de indefensión por su propia conducta torpe y negligente", arguyen los magistrados, ante la reclamación de que se anulase el fallo de instancia porque no constaba en los autos un documento y eso habría socavado su derecho a la defensa. El TSXG, sin embargo, le replica que esa invocación "no resultada aceptable", ya que el expediente reclamado procede de la propia Seguridad Social.

Expediente caducado

"La letrada recurrente tenía toda la disponibilidad y facilidad para acceder al mismo y poder examinarlo", recalcan, e inciden en que la indefensión "no puede ser aducida por quien no actuó en el proceso con la debida diligencia o cuando aquella resulta imputable a su propia conducta, como así ocurre en el presente caso".

El INSS también alegaba que el procedimiento se había seguido sin defecto alguno y no estaba caducado. El TSXG no lo considera así. La sentencia ratifica que transcurrieron más de tres meses desde que se incoó el expediente hasta que se finalizó: se inició el 22 de enero de 2020, con fecha de salida cinco días después, y se finalizó el 10 agosto. Teniendo en cuenta el periodo que los plazos administrativos estuvieron suspendidos por la pandemia del covid-19, el plazo vencía el 17 de julio.

También esgrimía el INSS que este asunto no debería ser tratado por un juzgado de lo social, pero los magistrados vuelven a negarle la razón. "Es clara la competencia de la jurisdicción social para resolver las cuestiones que se plantean respecto al procedimiento de reintegro de prestaciones indebidas", cierran.

Suscríbete para seguir leyendo