Los bajos en alquiler vuelven a caer por su reconversión en pisos: hay poco más de mil

Son en torno a un centenar menos desde enero | Dinamiza un sector que sufre el efecto de la venta “online” | El precio medio del m2 es de 7 euros

Pisos turísticos en un bajo de Vía Norte donde había un restaurante.

Pisos turísticos en un bajo de Vía Norte donde había un restaurante.

En el mes de enero, los bajos en alquiler en la urbe sumaban unos 1.170. Ahora, son en torno a 1.075, según las cifras de la Federación Galega de Empresas Inmobiliarias (Fegein). Entre los motivos, el de mayor peso es la reconversión de estos espacios en viviendas –ya sea en alquiler tradicional o vacacional o para venta–, una operación que facilita la Xunta desde mediados de octubre. Son los ayuntamientos los que pueden determinar las zonas dentro de sus municipios en las que se exime a estos locales en planta baja de los requisitos de privacidad exigibles a cualquier vivienda o rebajar los criterios generales en ciertos casos.

Es la esperanza para un sector inmobiliario que sufre las heridas del auge de las compras online, la falta de relevo generacional, la elevada presión fiscal, el alza de los precios, la escasez de empleados cualificados y los costes laborales de contratación. Destaca Fegein que la hostelería, restauración, textil y actividades de alimentación son los sectores que aglutinan la mayoría de las operaciones de locales comerciales en el conjunto de la comunidad. “Las calles más céntricas y los centros comerciales son los espacios predilectos para los demandantes de actividades económicas de ropa, bisutería, calzados y complementos”, anota.

Añade que “es más que significativo que las calles más céntricas de las principales ciudades estén prácticamente tomadas por las grandes marcas y franquicias”. “El comercio local de toda la vida queda desplazado a las calles semicéntricas o periferia al ser inasumibles los precios de arrendamientos de los locales en los núcleos céntricos de las principales ciudades”, describe.

Santiago y Ourense son las dos únicas ciudades gallegas en las que aumentó la oferta de locales en alquiler este año, un 12,5% y un 3,6%, respectivamente. En la capital gallega, las restricciones para la apertura de pisos turísticos es uno de los motivos. Al igual que en Vigo, también se redujo en A Coruña: un 8%. En la olívica, el precio del metro cuadrado es de 7 euros. Santiago y A Coruña lideran la tabla, con 8,2 y 8,5 euros. En Pontevedra, asciende a 7,2. En Ourense, a 6,5. Y, en Lugo, a 5,2 euros.