Oporto se lanza ya a por los 16 millones de viajeros con más de 120 rutas aéreas

El aeropuerto de Sá Carneiro continúa en expansión frente al estancamiento y los reproches en Galicia

Con más de 30 aerolíneas, tendrá 17 destinos a otros continentes

Pista del aeropuerto Sá Carneiro.

Pista del aeropuerto Sá Carneiro. / Marta G. Brea

Víctor P. Currás

Víctor P. Currás

“El aeropuerto de todos los gallegos” continúa con paso firme su crecimiento. Después de batir en 2023 su récord con 15.204.994 viajeros y más de 100.000 vuelos; el Francisco Sá Carneiro se lanza a por la barrera de los 16 millones de pasajeros. Este simbólico lema utilizado por la terminal lusa desde hace una década –un 12% de los viajeros lo son– sigue ganando veracidad mientras en Galicia las distintas administraciones no son capaces de coordinar las rutas de sus aeródromos o, simplemente, el transporte de las ciudades a ellos.

Mientras tanto, Oporto se ha convertido en la gran puerta de entrada a la Eurorregión al contar con más de 120 rutas directas a través de 31 aerolíneas, siendo más de la mitad de ellas legacy con enlaces a sus hubs de toda Europa. A ello se suma la potente apuesta de compañías de bajo coste como Wizz Air, las filiales de los grandes grupos –Vueling, Transavia, Eurowings– y, por supuesto, Ryanair. La compañía irlandesa cuenta con 74 destinos y una docena de aviones con base en Oporto. Solamente esta aerolínea (3,8 millones de viajeros) ya mejora de largo las cifras de rutas desde Lavacolla (30 destinos y 3,35 millones), Alvedro (10 y 1,25 millones) y Peinador (12 destinos y 1,18 millones de pasajeros).

Desde que se apostó por una gestión profesional e independiente de la terminal tras el sorpasso a la suma de los gallegos en 2008, solo la pandemia ha puesto freno a una progresión que aún tiene margen. De mantener la subida del 7,6% que acumula en el primer trimestre; el total anual superaría los 16 millones.

La fortaleza de Sá Carneiro no solo se basa en el hecho de que sea el aeropuerto de referencia para toda la mitad norte del país, englobando a 6 millones de personas en un radio de 150 kilómetros. Desde Vigo es más barato, rápido y fácil llegar en transporte público –con ocho buses al día directos por sentido– al aeropuerto de Oporto que al de Santiago. A su vez, la eliminación del peaje blando en la A-28 dejará la comparativa con la AP-9 en mayor desventaja. Y es que si hay que elegir desplazarse para tomar el vuelo, pocos atractivos ofrece Lavacolla que no tenga Pedras Rubras.

Puerta a Europa y el mundo

Y es que en pleno cierre del aeropuerto de Vigo, y a pesar de que Aena y las aerolíneas han desviado al norte toda la operativa que afectará a casi 80.000 pasajeros, la alternativa más lógica llega al sur con cifras que hablan por sí solas. La conexión con París, menguada en Galicia desde el adiós de Air France a Vigo por la competencia desleal, concentra 15 vuelos diarios y 1,82 millones de viajeros en 2023 a sus cuatro aeropuertos. Esta situación se reproduce también en el resto del Europa; con conexiones permanentes a Atenas, Estocolmo, Oslo, Viena o Varsovia.

A ello se suma otro factor que solamente se repite en Madrid, Barcelona, Lisboa, Málaga o Alicante en la Península: los vuelos intercontinentales. Más allá de la densa ruta de Turkish Airlines a Estambul, Tel Aviv o los cuatro aeropuertos marroquís en los que operan Ryanair y Royal Air Marroc, también es posible volar a los neoyorkinos del JFK (Sata Azores) y Newark (TAP y United), Montreal y Toronto (Air Transat) en Canadá, Río de Janeiro y São Paulo en Brasil (TAP Portugal). La compañía lusa también vuela semanalmente a Luanda, en Angola, siendo esta una ruta que no se opera ni desde Barajas.

Como novedades a partir de octubre ya se han anunciado el regreso de Air Canada hacia Pearson o los estrenos de Azul a Recife, en el noreste de Brasil, y de Easyjet hacia Cabo Verde. 

Pico y pala en Peinador para reabrir el aeropuerto a final de mes

R. V.

La pista de Peinador ya cae bajo el suelo

Mientras miles de vigueses y turistas siguen sufriendo sus consecuencias del cierre del aeropuerto, las obras de repavimentación de Peinador que obligaron a su cierre continúan avanzando a buen ritmo. El buen tiempo desde que se iniciaron los trabajos el lunes y la enorme cantidad de operarios y vehículos implicados han permitido que varias partes de la pista de aterrizaje ya se hayan levantado por completo. El espectacular trasiego desde la cabecera norte hacia la “fábrica” levantada en uno de los márgenes del recinto aeroportuario marca un objetivo claro: dejar el nuevo asfalto y sistemas de drenaje e iluminación listos para realizar el vuelo de calibración del ILS antes del 30 de mayo.

Suscríbete para seguir leyendo