El presunto homicida de Lavadores seguirá hospitalizado al no estar en condiciones para declarar

Ya no tiene la condición de detenido, al agotarse el plazo máximo legal, pero el hospital deberá avisar al juez cuando le den el alta de cara a adoptar las medidas oportunas en la causa judicial

Marta Fontán

Marta Fontán

Junto al crimen de Coia, la semana pasada también se registró en Vigo el de Lavadores, que derivó en la detención de un vigués de 63 años, Juan D.E., por matar supuestamente a cuchilladas a su hermana Mari Carmen, de 71, la familiar que se encargaba de su cuidado dada la esquizofrenia que el hombre tenía diagnosticada. El viernes, al determinar los forenses que no estaba capacitado para declarar dado el trastorno mental que padece, el juez instructor prorrogó su arresto otras 72 horas y decretó su traslado al Hospital Álvaro Cunqueiro para ser valorado por los médicos psiquiatras. Hoy lunes concluyó dicho plazo, pero el sexagenario sigue sin estar en condiciones para prestar declaración, por lo que continuará en el centro sanitario, en situación de internamiento involuntario, pero ya sin la condición de detenido. 

El caso lo lleva el Juzgado de Instrucción número 2 de Vigo, el que estaba de guardia cuando el pasado miércoles por la mañana se produjo el crimen. Tras pasar el resto de dicha jornada y la del jueves en la comisaría –de forma previa a su llegada a dependencias policiales fue examinado por un médico en el PAC de Pizarro–, el presunto homicida era trasladado el viernes a la Ciudad de la Justicia para ser puesto a disposición judicial. Pero no pudo comparecer ante el magistrado. Los médicos forenses que lo examinaron esa mañana concluyeron que no estaba en condiciones de afrontar dicha diligencia por una disminución de sus capacidades psicofísicas debido a la enfermedad mental que padece.

Ingreso ionvoluntario y custodia policial

El viernes, por tanto, fue trasladado al Álvaro Cunqueiro tras acordarse judicialmente su ingreso involuntario. Allí estuvo todo el fin de semana con custodia policial y con su detención prorrogada hasta este lunes, una jornada clave por tanto ya que había que determinar si Juan D.E. podría ya ser presentado ante el juez. Pero, según informaron fuentes del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), el hombre “sigue sin estar en condiciones de poder declarar” ni de ser informado de cuál es su situación legal por la presunta autoría del homicidio de su hermana. 

Continuará por tanto en situación de internamiento involuntario pero deja de tener la condición de detenido, al expirar el plazo máximo permitido legalmente. “Cuando reciba el alta, el centro hospitalario tiene la obligación de avisar al juzgado para que tome las medidas oportunas”, refirieron las fuentes oficiales. El presunto homicida se acogió a su derecho a no declarar en sede policial. Lo único que dijo ante los agentes en el momento de su arresto –fue hallado desnudo y manchado de sangre bajo las mantas de la cama en su habitación a apenas dos metros de metros de donde yacía muerta su hermana– fue que “no recordaba nada” y que llevaba “cuatro días durmiendo”.