La playa nudista de O Baluarte tendrá más arena y estará más protegida de las olas

El Concello remite a Costas un proyecto que incluye la creación de un dique con rocas presentes para reducir la energía del agua

El presupuesto roza los 8.000 euros

La altura de la duna se elevaría unos 15 centímetros de media

Playa de O Baluarte, en la que destacan las rocas.

Playa de O Baluarte, en la que destacan las rocas. / Borja melchor

Que la playa nudista de O Baluarte, en Coruxo, presuma de más arena, una demanda de los usuarios que viene de antiguo. Es el objetivo que tiene entre ceja y ceja el Concello de Vigo. Para conseguirlo, encargó la redacción del proyecto básico, que ya tiene sobre la mesa. Muestra dos actuaciones clave de “bajo impacto” medioambiental: trasladar hasta el arenal 192 metros cúbicos de arena almacenada en el Parque Central de Servizos Municipais, en Lavadores, y conformar sobre el afloramiento rochoso existente un dique que permita que las olas rompan más lejos y, consecuentemente, se evite la degradación de la duna al reducirse la energía con la que llega el agua.

La actuación, con un presupuesto previsto de 7.908,56 euros (con IVA), está pendiente del visto bueno del Servicio Provincial de Costas en Pontevedra (Dirección General de la Costa y el Mar), dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, que ya dispone de la información. “Estamos haciendo una asombrosa recuperación de los arenales en Vigo”, resume el alcalde, Abel Caballero, en alusión a este proyecto, pero también a las intervenciones para la restauración de las dunas en A Calzoa, O Vao, Cabo de Mar o Samil, donde el Gobierno central proyecta una actuación de 2,12 millones de euros que contempla la retirada del actual paseo, una nueva senda de madera en contacto con la arena y más árboles.

El aporte programado es de 192 metros cúbicos de arena, la cual procede de la obra de una edificación de más de medio centenar de pisos en el cruce de las calles Rosalía de Castro y Serafín Avendaño, donde se levantaban antaño las instalaciones de Conservas Mauro Alonso. Permitirá que la altura de la duna se eleve unos 15 centímetros de media en unos 1.000 metros cuadrados. El Concello pretende desplazar la arena en dos camiones y varios viajes.

Previo al aporte de esta arena, es necesario que Costas participe en el proyecto con las orientaciones técnicas y el movimiento de los grandes bloques sueltos y desplazados del afloramiento rocoso hacia la superficie del arenal para conformar un pequeño dique submarino paralelo a la costa que rebaje la altura de las olas. Tendrá un “impacto paisajístico bajo” y “será rápidamente colonizado por las especies presentes al ser un sustrato idéntico”. “La distancia final del dique con respecto a la línea de mar media va a depender de las características del medio y la viabilidad técnica”, detalla el proyecto.

Estos trabajos son “de bajo impacto, de carácter parcialmente reversible y compatibles con la preservación de los valores del medio natural”, según se indica en el escrito, y su finalidad es “reducir el impacto de las olas sobre el arenal y frenar la pérdida constante de arena del espacio”. “Si nos limitamos a hacer un aporte de arena en la situación actual, sería cuestión de tiempo, en función de los temporales invernales, que esta se desplace fuera de la superficie de arena seca, ya que el espacio tiene mucha energía en estos períodos, lo que es incompatible con la conservación de la arena”, se añade en el proyecto.

La propuesta no ofrece una solución definitiva, pero permitirá una mejor comprensión de la dinámica actual del espacio y determinar si la creación de un dique o arrecife submarino artificial –preferentemente, paralelo a la costa– podría contrarrestar la pérdida de arena e incluso recuperar parcialmente el arenal, que forma parte del Espazo Natural de Interese Local (ENIL) Complexo Duna e Areal do Vao-Baluarte, el primero de la ciudad en obtener este título.

[object Object]

El Concello llevará a cabo este año los trabajos de campo para determinar la evolución de las áreas dunares, pero ya avanza que se esperan buenas noticias. Indica que, de la observación visual de los últimos meses de año de los diferentes espacios, se constatan “cambios significativos en la cobertura vegetal y en la acumulación de grandes cantidades de arena, principalmente, en el frente dunar”, los cuales “serán cuantificados para documentar la evolución en base a las actuaciones realizadas con anterioridad”. Estas tareas incluyen la medición con GPS de precisión centimétrica, la realización de perfiles y la grabación de imágenes con dron.

Suscríbete para seguir leyendo