Las casas rurales del área también rozan el lleno ya para la noche de Fin de Año

La ocupación para este tipo de turismo se dispara | Familias y grupos de amigos alquilan alojamientos enteros para difrutar del 31 de diciembre

Una madre y sus hijos, en una casa rural.

Una madre y sus hijos, en una casa rural.

No todo son fiestas en grandes hoteles o en discotecas esta Nochevieja para los vigueses. Muchos están apostando por un alojamiento rural de cara al 31 de diciembre. Es más, este tipo de casas, tanto en la ciudad olívica como en el conjunto del área, presentan ya un 90% de ocupación esa noche, una cifra muy superior respecto al año pasado. Según explica Judith Monmany, responsable de comunicación de la plataforma digital Escapadarural.com, “vemos que muchas zonas registran su pico de ocupación en la noche de fin de año, lo que confirma que disfrutar de esta celebración en una casa rural es una opción totalmente extendida entre familias y grupos de amigos”. “Al contrario de lo que ocurre en otros períodos vacacionales más largos, los desplazamientos para fin de año se realizan mayoritariamente cerca del domicilio, para pasar la Nochevieja y regresar al día siguiente”, añade.

Prueba de ello es el hotel rural O Pazo, situado a escasos minutos de Castrelos. El alojamiento entero, con la casa rural incluida, ha sido alquilado por una misma familia. “Serán ellos mismos los que organicen la fiesta de fin de año, no es necesario que nosotros hagamos nada”, explican desde el este hospedaje.

Aunque a menor escala, la Nochebuena también fue una jornada en la que muchos vigueses eligieron disfrutar en casas rurales. Se trata por tanto de una opción cada vez más atractiva para la ciudadanía, sobre todo por la tranquilidad que ofrecen estos alojamientos, en su mayoría situados a las afueras de la ciudad o en municipios del rural del área.

Prueba de ello es que, el pasado septiembre, los alojamientos de turismo rural de las Rías Baixas experimentaron un considerable aumento respecto al año anterior, con 11.856 pernoctas, (un 8,5 por ciento más). La mayoría de ellas fueron de personas con residencia en España, casi un 74 por ciento, 8.772 frente a las 3.084 de residentes en el extranjero. En total fueron 6.033 los viajeros que optaron por alojamientos de turismo rural, un 2,7 por ciento más que en septiembre de 2022 (5.873). La mayoría de estas personas eran residentes en España, casi un 67 por ciento (4.035 frente a las 1.998 de procedencia internacional).

La estancia media en los alojamientos extrahoteleros de las Rías Baixas en el mes de septiembre se situó en 3 pernoctaciones por viajero. Más concretamente, en los campings se rozaron las 4 noches de media (3,9), una cifra ligeramente inferior a las 4 pernoctaciones que se registraban en el mismo período de 2022. También cayó ligeramente la media en los apartamentos de uso turístico, que pasó de 3,73 a 3,27 noches. Sin embargo, en los alojamientos rurales se experimentó un ligero aumento, al pasar de 1,86 a 1,97 pernoctas de media por viajero.

El objetivo ahora del sector es intentar una progresiva desestacionalización del turismo rural, que está muy marcado de momento en épocas vacacionales como verano, navidades o Semana Santa.

Suscríbete para seguir leyendo