El ocio nocturno estima que las fiestas ilegales de Fin de Año y Reyes han caído a la mitad

Fesdiga urge a los ayuntamientos gallegos planes preventivos para evitarlas

Ponen el foco en media docena de concellos por ser permisivos en el incumplimiento de horarios, entre ellos Vigo, Baiona, Nigrán y O Rosal

Un 50% menos de fiestas ilegales de Fin de Año y Reyes que el año pasado. Esa es la estimación que hace la Federación de Asociaciones Provinciales de Empresarios de Salas de Fiesta, Baile y Discotecas de Galicia (Fesdiga) tras analizar el panorama gallego. Calcula que se preparan unas 450 en toda la comunidad -150 en la provincia de Pontevedra -.

El presidente del colectivo, Samuel Pousada, lo atribuye a la reducción de la euforia post-COVID-19, a la campaña "agresiva" de denuncia desde esta asociación y a la situación económica del sector, afectado también por la subida de precios. Apunta además la influencia de accidentes en locales de otros puntos de España.

En el concello de Vigo, señala que están vigilantes por los "rumores" de que se repita la fiesta en una nave de Bouzas.

Desde la federación urgen a los ayuntamientos gallegos planes preventivos para evitarlas.

Sobre la situación general del sector, ven una "ligera recuperación del tejido empresarial", que estima en alrededor de un 10%, frente al 60% que asegura que destruyó el COVID-19. 

Aplauden el anteproyecto de ley de protección de menores que prepara la Consellería de Sanidade por la prohibición expresa del botellón, así como porque se permite el acceso de menores de 16 y 17 años a establecimientos de ocio nocturno sin adulto responsable.

Hacen una advertencia a media docena de concellos por ser permisivos en el incumplimiento de horarios y con la actividad que desempeñan algunos locales que está fuera de su licencia. Entre ellos, incluye a Vigo, Baiona, Nigrán y O Rosal. Ante estas situaciones, no descartan iniciar algún proceso judicial.