Gran Vigo

Europa homologa los trenes Avril que llegarán a Galicia

Los permisos de las unidades de la serie 106 de Talgo llevaban bloqueados desde comienzos de año

Renfe podrá iniciar la formación de maquinistas en cuanto comience a recibir los 30 convoyes

Víctor P. Currás

Víctor P. Currás

Fin al laberinto burocrático. La Agencia Europea del Ferrocarril (ERA) ha homologado, tras más de un año y medio de pruebas, los trenes Avril de Talgo llamados a revolucionar la Alta Velocidad en España. El organismo europeo ha publicado este martes 17 de octubre los permisos para que la denominada serie 106 de Renfe pueda empezar a circular en sus marchas de formación con una velocidad máxima de 300 kilómetros por hora.

Este permiso afecta a una treintena de convoyes de los que la operadora pública podrá empezar a disponer en las próximas fechas. Inicialmente se publicó el permiso 15 unidades de ancho fijo que la compañía utilizará en el corredor entre Madrid y Barcelona o las nuevas rutas que programa en Francia. Esta primera remesa de los Avril cuenta con diez trenes en configuración AVE (507 asientos) y otros cinco para su marca low cost Avlo.

Minutos después el organismo con sede en la localidad francesa de Valenciennes validaba el modelo más deseado: el de rodadura desplazable que deberán servir a Galicia. Tal y como avanzó FARO hace un mes y confirmó más tarde el Ministerio de Transportes, los retrasos en la homologación de este prototipo hacían inviable que estuvieran en servicio este mes de noviembre tal y como prometió la ministra Raquel Sánchez Jiménez.

Según los plazos trasladados por el gobierno central tras la reunión con la conselleira de Infraestructuras, Renfe no comenzará a recibir las primeras unidades hasta este mes de diciembre. De esta manera, los primeros servicios comerciales tras la formación de maquinistas llegarían a lo largo del primer trimestre de 2024.

Un paso clave para Renfe

Los Avril –siglas de Alta Velocidad Rueda Independiente Ligero– son un modelo “todoterreno” que puede circular a 300 kilómetros por hora en vías de ancho ibérico (1668mm) o estándar (1435mm) frente a los 250 km/h que tienen las series 130 y 730 –elaboradas también por Talgo– que cubren los servicios Alvia. Con su estreno y la reforma en curso de los anteriores, podrían llegar servicios AVE “genuinos” a ciudades como Vigo.

El estreno de estos trenes va más allá del recorte de entre 20 y 30 minutos que tendrán los tiempos de viaje entre las ciudades atlánticas, como Vigo, y Madrid. Gracias a su configuración de 3+2 en su interior cuenta con capacidad para 507 plazas (581 en clase única), lo que permitirá reducir los precios en una línea en la que es habitual que dupliquen los del avión y no haya billetes disponibles.

Además, permitirá liberar unidades de las series 130 y 730 necesarias para el Corredor Mediterráneo, nuevas líneas como la de Extremadura y Burgos o incrementar la oferta a destinos como Cádiz que no se han beneficiado de la liberalización ferroviaria.

Duplicará las plazas entre Vigo y Madrid

Actualmente los cuatro trenes directos por sentido del servicio Alvia que unen la estación de Vigo-Urzáiz y Madrid-Chamartín disponen de unas 1.100 plazas en cada relación, dependiendo si se utilizan los trenes S-130 (299 plazas) o los híbridos de la S-730 (263 plazas al llevar motores diésel).

A la espera de que Renfe desvele el reparto definitivo de las quince unidades de ancho variable –de los que Galicia reclama siete– todo apunta a que se podrían establecer tres servicios diarios por sentido a Vigo cuando los trenes estén a pleno rendimiento. Además, su mayor velocidad punta permitiría reducir a algo más de 3 horas y media los mejores tiempos de viaje, que se sitúan en 4 horas y 12 minutos con tres paradas.