El carné de moto gana terreno al de coche: las autoescuelas notan una nueva forma de movilidad

Los profesionales aprecian que cada vez más los nuevos conductores prefieren las dos ruedas por su bajo precio y fácil aparcamiento | La edad habitual para sacar el permiso se eleva más allá de los 20 años y por causas laborales

Un alumno y profesor de la autoescuela Pazó en una práctica de moto, ayer. |   // JOSÉ LORES

Un alumno y profesor de la autoescuela Pazó en una práctica de moto, ayer. | // JOSÉ LORES

Que Vigo tiene predilección por las dos ruedas es algo evidente. Así lo reflejan los datos de la Dirección General de Tráfico (DGT). Según sus últimas estadísticas correspondientes al año 2022, el padrón de motocicletas y ciclomotores roza ya las 43.000 unidades, 31.030 y 11.563 respectivamente; casi un millar más con respecto al año anterior; o lo que es lo mismo, cerca de 20 más por semana. Son números que mantienen a la ciudad olívica a la cabeza de la clasificación nacional en la comparativa por habitante tras una escalada continua que comenzó una década atrás. Representan ya el 20% del parque móvil vigués, que suma 214.869 unidades, según los registros de la DGT.

¿Dónde irremediablemente se refleja también esta tendencia? En los permisos de circulación expedidos por Tráfico y con ello en las autoescuelas de la ciudad, que perciben en los últimos años un cambio en la forma de movilidad de los conductores vigueses. Y es que es sorpasso de las motos a los coches es casi, casi una realidad para estos profesionales, perceptores de un aumento de la preferencia tanto de los nuevos conductores como de aquellos que, ya con los tres años de experiencia y uso de moto de baja cilindrada buscan pasar al carnet de moto para cualquier cilindrada. “Hemos percibido un repunte, hay un claro tirón por la moto en muchos aspectos. Primero a nivel económico, el seguro siempre es más barato, facilidad para aparcar, no hay grandes limitaciones por el tiempo, el examen también es sencillo, no es para nada difícil... Son muchas as ventajas”, aprecia Andrés Bugallo, uno de los responsables de la Autoescuela FARO.

Reflexión pareja manejan desde la Autoescuela Garfield, cuyo encargado Diego Núñez todavía defiende que el coche sigue a la cabeza aunque en menor proporción. “No podría decir que es un bum pero sí notamos un aumento de conductores que se pasan a la moto, sobre todo aquellos que tras aprovechar e el uso del carné de coche para las motos de 125 cc buscan ahora una moto mayor o de mayor cilindrada. De esto sí hemos notado un repunte. El coche aún es prioritario pero las motos les están ganando terreno” , valora Núñez.

Las nuevas formas de movilidad en ciudad, donde se concentra la gran parte de la población, sumado a la posibilidad, y necesidad, de comprar o no un coche se encuentran entre las causas. “Muchos ya no se plantean el carné de coche porque hay otras alternativas como el autobús o incluso los patinetes; el coche ahora ya obedece casi a una necesidad”, añade Bugallo.

Motivos laborales

Y es que las causas laborales están detrás del motivo que lleva a jóvenes –y cada vez más no tan jóvenes– a sacarse el permiso de conducción. “Esperan hasta que es hace falta y eso suele ocurrir a la hora de encontrar trabajo, porque muchas empresas lo demandan o dan prioridad a la tenencia de carné o vehículo propio. Mientras no se plantea esa necesidad laboral, suelen emplear otras alternativas”, señala el responsable de FARO.

A este respecto sí que ambos profesionales coinciden. Denotan una espera y prolongación de los tiempos a la hora de sacarse el carné. “Si a un joven le das a elegir entre cualquier nueva tecnología o el carné, elige lo primero. Ya no es como antes que en cuanto cumplías los 18 años te ibas a por el carné, ya no es tan necesario aunque es indudable que te aporta mucha autonomía”, amplía Diego Núñez.

Y es que precisan que la edad para acudir a sacar el permiso de conducción supera, y con creces, los 20 años. “Cada vez se va retrasando más la edad y hasta que no haya una necesidad no lo ven prioritario”, precisa Núñez. “Los gastos de un coche, por ejemplo, son bastante elevados y cada vez vemos a gente menos joven que viene a sacarse el carné, diría que a los 20 y tanto años”, valora Andrés Bugallo.

Recuperación de puntos tras los excesos del verano

Los centros de recuperación de puntos aprecian un alza de solicitudes tras el verano en los cursos por el aumento de infracciones por alcohol o drogas. Según los últimos datos de la DGT, correspondientes al 2021, los vigueses perdieron un total de 18.118 puntos al cometer hasta 6.232 infracciones. En la actualidad, los profesiones denotan un incremento de recuperación del carné por puntos por mandato judicial es decir, por la comisión de un delito contra la seguridad vial y no por acumulación de sanciones. En Vigo, son solo cuatro autoescuelas las que acogen este servicio si bien no hay lista de espera.

El parque de turismos y camiones, a la baja en un año

Según las estadísticas de la DGT correspondientes a los años 2021 y 2022 –las últimas publicadas– el repunte de matriculación de motocicletas y ciclomotores colisiona con la de turismos o camiones, que experimentaron una bajada notable en el número de unidades Así, son cerca de 400 coches menos (370 concretamente) en la ciudad frente a los 216 camiones menos que circulan por la ciudad. Y es que es posible que los gastos que conlleva el uso de estos vehículos en comparación con las dos ruedas motive a los conductores a cambiar de forma de movilidad.

Suscríbete para seguir leyendo