Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un zombi menos en el camposanto de Bouzas

El palangrero “Antony”, con 51 años y detenido tras una macrooperación contra la pesca ilegal, irá a desguace en Bilbao

El “Antony” (i.), ayer, en el muelle de Bouzas. | // L.G.

En su casco sobreviven malamente las seis letras de su último nombre, Antony.Pero ha tenido muchos otros: se ha llamado Urgora, Atlantic Oji no. 33 –este todavía se aprecia bajo la patente azul–, Atlantic Oji Maru no. 33 u Oji Maru no. 3. Y no solo ha recorrido el mundo faenando, sino también surcando despachos en busca del paraguas de las banderas de conveniencia. Por eso ha lucido pabellón de Indonesia, Belice, Panamá, Honduras o Venezuela. Figura en la extensa lista de “los buques que practican una pesca ilegal, no declarada y no reglamentada”, firmada por la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, y emitida el pasado 17 de julio.

Fue detenido en Vigo en marzo del año 2016 en el marco de la Operación Banderas, lanzada por el Gobierno central por infracciones muy graves relacionadas con la actividad de pesca ilegal. Allí sigue, en el muelle de Bouzas, donde también recalaron buques depredadores como el Northern Warrior –retenido en esa misma operación– y unidades olvidadas como el Vilachan o el Camino. Por poco tiempo. El Antony, construido en el astillero japonés Miho Shipyard en 1972, irá a desguace en Bilbao, según indicaron fuentes del sector.

El "Vilachan", en el muelle Ricardo Grobas / RICARDO GROBAS

El palangrero pertenecía, al menos cuando fue apresado, a la mercantil World Oceans Fishing, registrada en la calle Progreso de Vigo en 2012. Junto con el Northern Warrior –propiedad de Capensis Trade, domiciliada en Redondela–, fueron acusados de haber presentado documentación de pabellón falso con la que habían obtenido licencias de pesca en 2015. De modo que eran, en la práctica, pesqueros apátridas. “Estas actuaciones –defendió entonces el Gobierno en una nota oficial– ponen de manifiesto la firme voluntad de España de continuar siendo una referencia internacional en la lucha contra la pesca ilegal”.

El "Antony", faenando en aguas del Mediterráneo en 1991 Greenpeace

La actuación más severa y mediática contra estas prácticas fue la conocida como Operación Sparrow, en la que se impusieron multas por más de 17 millones de euros y que puso en la diana a la ya señalada internacionalmente Vidal Armadores, de Ribeira.

Compartir el artículo

stats