Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La inquietante voz que pide auxilio...

Una grabación apela a los usuarios de la Vía Verde: “Ellos me espían...”

En el centro, edificio desde el que saldrían las voces grabadas.

La Vía Verde, inaugurada a finales del año pasado, nació con la idea de crear un sendero saludable que uniera Vigo con Chapela. En sus cuatro kilómetros de trazado se puede caminar, montar en bici, disfrutar de los aparatos de las áreas biosaludables... Y así un sinfín de posibilidades para mantener sanos cuerpo y mente. Pero el diseño no contó con un elemento externo. Se trata de una inquietante voz a todo volumen que desfigura este fin de cuidados.

Quienes pasan por las inmediaciones de Vialia, a pocos metros del inicio del camino, lo saben bien. Es una mujer que, a gritos, hace una peculiar llamada de atención. La primera impresión es la de alguien que solicita ayuda y la sensación es como si estuviera retenida en contra de su voluntad. Dice cosas como que los vecinos la espían, que no dejan de hacer ruido para molestarla y que se vuelva loca y, en definitiva, que van a por ella.

Pero lo cierto es que esta mujer, responsable de la inquietud de los usuarios del camino saludable, es la que estaría profiriendo en bucle a través de una grabación (no es un lamento en directo) desde hace meses este aviso, “ataque” y “machaque” hacia sus vecinos.

Aunque el hecho curioso es bien conocido por muchos vigueses, los portavoces de la Policía Nacional confirman que “no ha habido ninguna llamada en sala, ni ha habido ninguna intervención de seguridad. No hay intervenciones policiales”.

No así la Policía Local, desde donde señalan que tienen “constancia de la grabación” y que han tenido que acudir al domicilio en varias ocasiones para pedir a la mujer que lo bajara, pero “no hay denuncia en sí, son solo quejas de otros vecinos”.

La mujer tras las molestias “es de mediana edad y una persona un poco alterada, pone la grabación muy alta, pero solo podemos avisarla. Ella está en su derecho de reivindicar que la gente la molesta”, señalan fuentes policiales. También recalcan que ella “no se ha quejado de nadie en concreto”, ni hay denuncia por su parte hacia ningún otro vecino. Viviría en la vivienda desde donde salen las voces desde hace años, presumiblemente en compañía de un varón de su edad. Y aunque no consta que estén en marcha otro tipo de intervenciones, como de Servicios Sociales, por ejemplo, los agentes apuntan que se trataría de una “persona muy especial”.

Compartir el artículo

stats