Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La falta de PXOM hunde la oferta de naves industriales en venta: 40 menos en un año

Hay 220 disponibles a un precio medio de 450 euros el metro cuadrado

El documento urbanístico prevé el incremento del suelo del PTL de Valladares y el polígono de Balaídos

Nave en venta en el PTL de Valladares. José Lores

La espera por el nuevo Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM), que se prevé aprobar definitivamente en el primer semestre de 2024, se hace cada más tediosa, sobre todo, en materia de vivienda, ámbito al que dará oxígeno con la disposición de suelo para levantar más de 51.000 hogares, pero también en la esfera fabril, que pide a gritos desde hace años más terrenos para desarrollar su actividad. Un buen termómetro para valorar esta situación es la variación de la oferta de naves en venta y alquiler: en el área de Vigo, está en mínimos, según un informe de la Asociación de Empresas Inmobiliarias de Vigo (Asemi) y la Federación Galega de Empresas Inmobiliarias (Fegein) y los datos de Idealista.

Las propiedades de este tipo disponibles suman unas 360: 220 en venta –la cifra más baja pos-COVID, 40 menos que hace un año; en el municipio de Vigo, son 120– y 140 en alquiler –la cifra más baja de la serie histórica, las mismas que a finales de 2022; en Vigo, 62–. Son guarismos que invitan a la reflexión: cuanta menos oferta, más riesgo de que las empresas elijan a la competencia, que, en este caso, es el norte de Portugal, con el área de Oporto a la cabeza. “Es un efecto negativo más de no tener un PXOM aprobado de manera definitiva en tiempo y forma por una burocracia que lo paraliza todo. Las ampliaciones de O Caramuxo, el polígono de Balaídos y el Parque Tecnológico y Logístico (PTL) de Valladares son imprescindibles ante la falta total de suelo empresarial”, lamenta el presidente de Fegein y Asemi, Benito Iglesias.

El nuevo PXOM recoge siete ámbitos de suelo urbano no consolidado para uso mixto industrial terciario con, aproximadamente, 14 hectáreas; también indica 6,85 hectáreas en otras tres zonas para uso terciario en exclusiva. El documento abriga la ampliación del polígono de Balaídos y del PTL de Valladares, así como la transformación de la avenida de Madrid y entorno en un eje de actividades terciarias.

La patronal destaca que donde más crece la demanda a nivel autonómico es en el área de Vigo, pero advierte del músculo del norte luso, con gran atractivo, entre otros motivos, por los precios del alquiler, más bajos que en Galicia. “Siguen sin perder el tiempo, con más de 7,72 millones de metros cuadrados de polígonos industriales y parques empresariales”, apunta Benito Iglesias antes de concretar que, “entre Viana do Castelo y Vila Nova de Cerveira aglutinan siete polígonos industriales con una ocupación casi del 100%”. “Lo mismo ocurre en las ocho áreas empresariales repartidas entre Ponte de Lima, Paredes de Coura, Valença do Miño y Monçao, pero la competencia más feroz de las deslocalizaciones la encontramos en Vila Nova de Gaia y Matosinhos, con una ocupación total”, argumenta.

El precio medio del metro cuadrado en venta en el área de Vigo se sitúa en 450 euros, 15 euros menos que hace un año, según las estadísticas de Fegein y Asemi. También se reduce ligeramente la cifra en el arrendamiento: pasó de 4,3 euros a 4,2 euros el metro cuadrado. Según explica Benito Iglesias, “el euríbor, la inflación y los costes laborales, energéticos y de carburantes han ajustado levemente los precios”. En el área de Oporto, hay 65 naves en arrendamiento, 75 menos que hace 12 meses, a un precio medio de 3,5 euros el metro cuadrado. En venta, se ofertan 140 espacios, 110 menos que hace un año, a un precio medio de 750 euros el metro cuadrado.

En el área de Vigo, las naves disponibles se encuentran, principalmente, en Porriño, Mos, Matamá, Cabral, la avenida de Madrid, Castrelos, el Parque Tecnológico y Logístico de Valladares y Beiramar, una zona en proceso de conversión tras la llegada de los primeros residentes al complejo residencial de Cordelerías Mar y el cambio de ADN que trae bajo el brazo la revisión del Plan Xeral para este ámbito, con apuestas dotacionales. Los sectores de alimentación, servicios y logística son los principales demandantes de este tipo de activos.

Una nueva ley de monte comunal

El presidente de Fegein y Asemi, Benito Iglesias, destaca la necesidad de poner en marcha “una nueva ley de monte comunal o, en su defecto, que se regule para poner fin a los conflictos que amenazan a empresas y el riesgo de su deslocalización”. Lamenta que es una cuestión que afecta al empleo, por lo que “debe existir una norma que satisfaga a todas las partes”, anota.

Precisamente, la comunidad de montes de Tameiga, en Mos, y la empresa Grupo Copo se sentaron ayer a negociar la continuidad de la firma en el polígono en el que lleva casi 50 años tras la amenaza de su marcha al norte de Portugal –con más facilidades para situarse– por discrepancias sobre la titularidad de las naves y el precio: según informa la alcaldesa de Mos, Nidia Arévalo, la organización vecinal planteó a Grupo Copo un aumento de 15 veces el canon, que pasaría de ser de 40.000 euros anuales a 800.000.

Compartir el artículo

stats