Día de contrastes en el puerto donde hoy coincidieron dos buques de turismo de muy distinto perfil. Por una parte, las grandes proporciones del familiar Ventura, volvieron a sobresalir en el muelle de la estación marítima donde compartió atraque con el supervelero de ultra lujo Sea Cloud Spirit.

A bordo del Ventura arribaron cerca de tres mil cruceristas en uno de los clásicos itinerarios de este buque de una semana de duración desde Southampton, en el que también visita Lisboa, Leixoes y la isla de Guernsey, en el Canal de la Mancha. Por su parte, el exclusivo Sea Cloud Spirit hacía su segunda incursión en aguas viguesas desde que hace un año fondeara en las islas Cíes. Según información de la agencia Perez y Cia., a bordo conduce 52 pasajeros de nacionalidad alemana en su mayoría, que realizan un recorrido entre Málaga y Bilbao dividido en dos sectores, el primero desde la capital de la Costa del Sol y Leixoes, con escalas intermedias en Gibraltar, Cádiz, Portimao y Lisboa y el segundo entre Oporto y Bilbao en el que toca en Vigo, Vilagarcía de Arousa y Gijón.

Vista de los dos barcos desde el Concello

El Sea Cloud Spirit que viaja tripulado por 83 personas, es un velero de tres palos aparejado de fragata y una de esas exclusivas embarcaciones en las que el pasaje viaja como en familia, rodeado de lujo y atención personalizada y donde el precio por día de crucero no baja de los 700 euros, llegando a superar los 2.000 en su suite más exclusiva. Como se recordará, el Sea Cloud Spirit fue entregado en agosto de 2021 por el astillero vigués Metalships a la naviera alemana Sea Cloud Cruises. Desde entonces sus recorridos se reparten entre Europa y puertos del Caribe para disfrute de sus huéspedes para los que, frente a las dimensiones de los mega-cruceros, el único tamaño importante en su caso es el del lujo y la ausencia de masificaciones.