El nuevo campo de O Vao tendrá 5.000 butacas cubiertas, oficinas, ocio, comercio y dos plazas

El Concello presupuesta en más de 10 millones la reforma para que opte a ser sede de entrenamiento si España coorganiza el Mundial de fútbol de 2030 | El proyecto contempla la humanización de la fachada hacia la playa

Una recreación virtual del proyecto de reforma del campo de fútbol del Coruxo FC en la que se observan la cubierta y las plazas. Encima de estas líneas, el estado actual de la instalación.

Una recreación virtual del proyecto de reforma del campo de fútbol del Coruxo FC en la que se observan la cubierta y las plazas. Encima de estas líneas, el estado actual de la instalación. / Borja melchor

Un estadio con más capacidad y convertido en un centro no solo deportivo, sino también comercial y de ocio con oficinas y dos plazas: una de ellas, a modo de zona VIP; la otra, pública.

Es el objetivo que tiene entre ceja y ceja el Concello de Vigo para el campo de fútbol de O Vao con la intención de convertirlo en sede de entrenamiento de la Copa Mundial de la FIFA 2030 en caso de que la candidatura de España –integrada con Marruecos, Ucrania y Portugal– sea seleccionada para albergar esta cita. Concretará la actuación en un proyecto de reforma integral y de modernización del hogar del Coruxo Fútbol Club, que compite en la Segunda RFEF. Los datos: pasará de 2.000 a 5.000 espectadores, contará con áreas complementarias –como una sala de prensa o un gimnasio– y la superficie construida se irá hasta los 12.500 metros cuadrados.

Infografía del nuevo

Infografía del nuevo

La propuesta que se plantea se puede observar en la infografía que acompaña a esta información, que muestra la imagen final tras el proceso de remodelación y actuación en el entorno del campo de fútbol de O Vao. Contempla su rejuvenecimiento, más espacio para los viandantes en detrimento de los vehículos y la cubrición de las gradas en su totalidad con una gran estructura blanca. El presupuesto previsto: más de 10 millones de euros.

El análisis realizado traza un “plan director” que trae bajo el brazo un recinto adaptado al siglo XXI: más funcional, pensado para las personas y actualizado. Inicialmente, se plantea un espacio con capacidad para unos 5.000 espectadores –actualmente, se pueden sentar 2.000– y una pieza de basamento que incluye bajo grada los servicios deportivos, que se complementan con espacios de ocio y uso comercial abiertos al público.

Dado el potencial derivado de la ubicación de las instalaciones, se plantea una renovación inicial de todo su frente, “entendiendo que se trata de una intervención que genere ciudad”.

Esta premisa “condiciona su organización”, ya que, “a los usos deportivos, se les unen los requerimientos de actividad y dinamización del entorno que aporta la incorporación de espacios destinados a uso comercial y ocio abiertos al público en general”, anticipan.

El contenedor propuesto genera una “nueva fachada de ciudad” que se vuelca al espacio público en dos niveles. Se genera una plaza pública delante que actúa como ágora, es decir, un espacio de relación para los ciudadanos, por lo que “se potencia su vocación dinamizadora y generadora de actividad”. Y se incorpora una segunda plaza elevada que presenta una doble función: por un lado, actúa como área de expansión de las oficinas y zona VIP del club, aportando un “espacio de gran calidad donde recibir autoridades y acoger eventos”; por otro lado, “se convierte en un atractivo soporte de actividades de carácter público, ofreciendo al ciudadano un inmejorable mirador donde disfrutar de las espectaculares vistas al mar”, describen.

El gobierno local cita la posibilidad de llevar a cabo la actuación en fases

“La enorme personalidad de este espacio permite la dinamización de diversos negocios que aportan viabilidad y rentabilidad al proyecto. En definitiva, la nueva instalación de Coruxo avanza más allá del uso deportivo, ya que, cimentándose en la actividad principal, se genera ciudad y actividad económica”, resumen desde el Concello antes de destacar que el complejo deportivo planteado “es una propuesta finalista, puesto que marca los parámetros que debe seguir su ejecución para que un desarrollo en fases mantenga el objetivo final”. “De este modo, en función de las necesidades de cada momento, así como la disponibilidad presupuestaria, se podrán ir ejecutando sucesivas fases siempre bajo el amparo de un proyecto estratégico global”, apostillan.

Suscríbete para seguir leyendo