La quimera de emanciparse: la mayoría de pisos en alquiler equivale a casi la mitad de un sueldo

Los precios más habituales en oferta están entre los 800 y 900 euros al mes | Se recomienda no destinar más del 30% del salario al pago de una renta: por debajo de ese umbral solo hay 120 inmuebles en toda la ciudad

Un transeúnte, esta semana frente al escaparate de una inmobiliaria en el centro de la ciudad.

Un transeúnte, esta semana frente al escaparate de una inmobiliaria en el centro de la ciudad. / JOSÉ LORES

Lara Graña

Lara Graña

El Banco de España recomienda no destinar al pago del alquiler o una hipoteca más de una tercera parte de los ingresos mensuales. Para unos ingresos netos de 1.500 euros, por ejemplo, lo ideal sería no abonar una cuota superior a los 450. Pero, por más que los hogares quisieran atender este consejo para preservar su salud financiera, a día de hoy es un objetivo más que complejo. Casi una quimera. Lo saben todas las personas acogidas al mercado de arrendamiento –también al hipotecario, con la espectacular escalada del Euríbor–, y basta cruzar los datos de los pisos en alquiler y de la Agencia Tributaria para demostrarlo. De acuerdo a la última estadística disponible del fisco, correspondiente al año 2020, los ingresos medios de trabajo por persona en Vigo son de 21.913 euros anuales. Se trata de un promedio, eso sí, no del salario más habitual, que sería inferior. Tomando igualmente esta cifra como referencia, arrojaría una nómina de 1.826 euros mensuales, divididos en doce pagas. Si se pudiera seguir la recomendación del Banco de España, habría que limitar la búsqueda de pisos en alquiler a los que pidan una cuota superior a los 548 euros. ¿Existen? Alguno hay, pero muy pocos. Rara avis. De los 611 analizados por FARO –en base al principal portal digital, Idealista–, solo existen 120 anuncios. Dos de cada diez.

No aptos para cualquier tipo de inquilino, claro. Entre la pírrica oferta de inmuebles de hasta 500 euros hay un estudio de 28 metros cuadrados y semiamueblado –es preciso aportar una nómina, a petición del propietario–, otro de 22 metros o uno de 36, pero interior. Conforme se incrementan los precios aumenta la oferta. Es más, el coste más habitual de entre los inmuebles que se ofrecen en alquiler en todos los barrios de Vigo está entre los 800 y los 900 euros mensuales. Se trata de una horquilla que casi duplica la recomendada por el Banco de España: teniendo como referencia los ingresos de los trabajadores de la ciudad, la mayoría de los pisos a alquilar devoran casi la mitad de los sueldos. Se ofrecen cuatro veces más viviendas de entre 700 y 900 euros que las que solicitan una cuota mensual de menos de 500 euros. No es posible, en definitiva –y ya sin analizar el mercado actual hipotecario–, emanciparse o mudarse siguiendo los baremos ideales del supervisor bancario español.

Como constata el Observatorio da Vivenda de Galicia, adscrito al Instituto Galego da Vivenda e Solo, el barrio más asequible de Vigo es el de Teis, con un importe que promedia menos de 500 euros mensuales. Pero no hay oferta: eso es lo que están abonando los inquilinos actuales, porque los que aspiren a localizar un inmueble en esa horquilla económica lo van a tener complicado. De la veintena de pisos ofertados en el mismo portal online, son cuatro los que hay por menos de esos 500 euros. La mayoría se acerca a los 600 –ya estaríamos muy por encima de lo aconsejable por el Banco de España, en cuanto a sueldo por persona–, y hay seis disponibles por más de mil euros. Tampoco hay oferta disponible en Matamá, Comesaña, Candeán, Cabral, Valadares o Beade. Sí hay disponibilidad en la zona de Coruxo, Oia o Saiáns, pero a precios prohibitivos para la mayoría. En la isla de Toralla y su entorno existen ocho anuncios publicados por más de 2.500 euros mensuales, tanto de pisos como de chalets; el más caro de todo Vigo está precisamente en ese islote, por 5.500 euros de renta al mes por la planta de una vivienda unifamiliar.

La mayoría de los inmuebles disponibles en este portal están en el entorno de Areal, Rosalía de Castro, y García Barbón, con más de 170 anuncios. Una vez más, la horquilla más habitual de cuotas está entre los 800 y los 900 euros al mes; para el umbral recomendado como saludable para la mayoría de los salarios hay solo cinco disponibles, y más de 40 superan los mil euros.

  • 1. Un coste saludable por nivel de renta

    El Banco de España recomienda no destinar más de una tercera parte de los ingresos a las cuotas de alquiler o de la hipoteca.

  • 2. El nivel de ingresos medio de la ciudad

    Según la Agencia Tributaria, las rentas por trabajo en la ciudad de Vigo ascendieron en 2020 –último ejercicio disponible– a 21.913 euros.

  • 3. Sin oferta para seguir el consejo

    Aun queriendo atender los consejos del supervisor bancario, no existen pisos ofertados para seguirlos.

Suscríbete para seguir leyendo