Formación y visibilidad se dan la mano en Amencer

Alumnos de Atención a Personas en Situación de Dependencia del Colegio Lar y menores con discapacidad disfrutan de una jornada de convivencia

Participantes en la jornada celebrada en el Centro de Atención Integral de Amencer-Aspace, en Bembrive.

Participantes en la jornada celebrada en el Centro de Atención Integral de Amencer-Aspace, en Bembrive. / Alba Villar

Apostar por la visibilidad de las personas con discapacidad, romper la rutina y perfeccionar la formación. Fueron los objetivos principales de la jornada de convivencia que protagonizaron estudiantes del primer curso del ciclo de grado medio en Atención a Personas en Situación de Dependencia del Colegio Lar y usuarios y personal de Amencer en el Centro de Atención Integral Amencer-Aspace Vigo, en Bembrive. Disfrutaron de un taller musical, pintaron sus caras para despedir el Entroido, realizaron actividades sensoriales y hasta bailaron. Participaron más de medio centenar de personas.

Para Claudia Rodríguez, estudiante del Colegio Lar de 18 años, la experiencia fue “genial”, pero también “dura” por la situación en la que se encuentran los menores de Amencer. “Es interesante ver qué hay más allá de nuestro día a día. En las aulas y en la calle, no vivimos este tipo de realidades”, destacaba después de hacerse la foto de grupo. La enseñanza que se lleva de la actividad: que hay que “tener empatía, valorar lo que tenemos y vivir el presente”. “Me gustaría trabajar con niños cuando acabe la formación; de hecho, quiero hacer prácticas en un centro como Amencer”, anotaba.

La coordinadora técnica del Centro de Atención Integral Amencer-Aspace Vigo, Cristina Iglesias, explicaba que este tipo de actividades también sirven para poner sobre la mesa las reclamaciones de las personas con discapacidad y sus familias. En marzo, Amencer se reunirá con la concejala de Benestar Social, Yolanda Aguiar, a la que le trasladará la necesidad de disponer de ayudas económicas y actividades lúdicas que tengan en cuenta a estos ciudadanos: parques para niños y ludotecas adaptadas, entre otras peticiones, para fomentar ambientes que emanen una sensación “de absoluta normalidad”. “También en cines y teatros”, apostillaba.

Ponía como ejemplos la cabalgata de Reyes o el desfile de Entroido: “Los menores con discapacidad no tienen las mismas opciones que el resto y no pueden ir con más integrantes de la familia si son varios hermanos”. Aseguraba que la meta es su “bienestar psicológico” para reforzar la autoestima. A su vez, alertaba de la falta de accesibilidad y de actividades de ocio inclusivas en Vigo, es decir, en las que se permita la participación conjunta de personas con discapacidad y sin discapacidad. Añade que, en Navidad, habría sido ideal que una franja diaria o un espacio se reservasen para gente con dificultades de movilidad: “Con tantos viandantes por las calles del centro, se circula muy mal”.

Experiencia “impresionante”

Alejandro Estévez, estudiante de 19 años del ciclo de grado medio en Atención a Personas en Situación de Dependencia, destacaba que haber estado con niños y contribuir a verlos más felices fue “impresionante”. “Me motiva ayudar a las personas, por eso he escogido esta formación”, aseguraba antes de adelantar que este tipo de acciones, además, permiten a los futuros profesionales del sector aprender a gestionar situaciones y tratar con menores con discapacidad. Avanzaba que, una vez finalizada su estancia formativa, le gustaría trabajar con niños o gente mayor.

Un momento de la jornada.

Un momento de la jornada. / Alba Villar

Lita Martínez, cuidadora en el Centro de Atención Integral Amencer-Aspace, subrayaba que estas acciones son “muy enriquecedoras”. “Varía la rutina de los usuarios, y eso es bueno. Los alumnos les presentan las actividades de forma diferente a nosotros y, además, pueden socializar entre ellos. Fue una experiencia muy positiva”, señalaba, a la vez que destacaba la intención del equipo de Amencer de organizar más iniciativas de este estilo. “Ayudan a generar mejores profesionales para el sector y se da a conocer un entorno bastante desconocido por parte de la sociedad: no mucha gente tiene información sobre el trabajo que desempeñamos aquí”, indicaba.

Suscríbete para seguir leyendo