Vándalos y despistes de conductores destrozan los bolardos de Ronda Don Bosco

La mayoría de piezas de la calle tiene daños en una zona humanizada hace apenas dos años

Bolardos torcidos en la calle Don Bosco.

Bolardos torcidos en la calle Don Bosco. / Redacción

Redacción

La humanización de la Ronda Don Bosco fue una de las actuaciones estrella del Concello de Vigo (en este caso, en colaboración con la Diputación), en los últimos años. Con una inversión de 1,5 millones de euros entre ambas administraciones, se acometió la transformación de una zona que estaba deteriorada para darle preferencia a los peatones en favor de los vehículos. La obra se finalizó hace unos dos años y en tiempo récord se empieza a ver ya el deterioro. Los culpables, en este caso, son los vándalos y los conductores irresponsables, que han causado daños o directamente destrozado la gran mayoría de bolardos presentes en la zona, que se han colocado precisamente como forma para reducir la velocidad o bien para eliminar zonas de aparcamiento y ganar espacio peatonal.

Un perro, con dos de las piezas destrozadas.

Un perro, con dos de las piezas destrozadas. / Redacción

La plaza, llena de terrazas de locales de hostelería, se llena a diario de personas, especialmente los fines de semana, y se ha convertido en uno de los puntos de encuentro con más encanto de la ciudad. Sin embargo, el mal uso por parte de algunos empieza a deslucir el conjunto de la calle. Hay que recordar que, en Ronda Don Bosco, tras la humanización, se ha conservado una banda de aparcamiento y carga y descarga, pero en el resto de la vía no se puede dejar el coche. Desafortunadamente, son muchos los conductores que a diario intentan estacionan o paran su vehículo de forma irregular y golpean los bolardos, provocando la situación que ahora mismo se aprecia en las imágenes.