Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Adif acometerá cortes durante 70 semanas hasta 2024 para mejorar el ferrocarril vigués

Las obras para eliminar pasos a nivel, cambiar la tensión o renovar la vía implicarán cierres hacia el norte, este y sur; afectando especialmente a Guixar y mercantes | El primero, entre Monforte y Ourense, durará hasta julio

Llegada de pasajeros a la estación de Guixar. Pablo Hernández Gamarra

Aunque aún faltan varios años de estudios para que los nuevos proyectos de Alta Velocidad comiencen a implicar obras sobre el terreno, las mejoras en el ferrocarril vigués no se detienen. A la espera de la presentación de las conclusiones del Estudio de alternativas de la Salida Sur y el Hidrogeológico de la variante de Cerdedo, el Administrador de Infraestructuras ha resumido las principales actuaciones que desarrollará en la red convencional existente durante las próximos años y sus consecuencias.

La Declaración sobre la Red 2023 de Adif muestra las restricciones de capacidad que tendrán las líneas que conectan Vigo con Ourense y León, Portugal o el Eje Atlántico durante los próximos dos años, en los que estará más tiempo con algún tipo de corte parcial en las mismas que con la normalidad reinante hasta la fecha. Solamente con las obras aprobadas y adjudicadas a día de hoy, sumando media docena de cortes durante 70 semanas en total como peaje para lograr esa mejora de una red decimonónica y obsoleta.

La más importante de todas estas intervenciones arrancaba el lunes 21 de noviembre a más de 170 kilómetros de las estaciones viguesas. El corte total de la línea férrea entre Ourense y Monforte de Lemos hasta el mes de julio ya está obligando a un doble transbordo a todos los viajeros de los Alvia de Barcelona o el Regional de Ponferrada. Además, este cierre también ha desviado a todos los trenes de mercancías que salgan desde la provincia de Pontevedra hacia la Meseta a un rodeo por A Coruña y Lugo antes de enfilar hacia León, duplicando la distancia habitual.

El siguiente corte total, que llegará hasta los 12 días de duración, será en el primer trimestre del 2023 que está a punto de comenzar. La ampliación de las vías de apartado que permitirá que el apeadero de As Gándaras acoja trenes de hasta 750 metros de longitud.

Cortes de líneas programados por Adif. Simón Espinosa

Pero si hay una obra que condicionará las conexiones en tren de la ciudad es la renovación integral de la infraestructura y vía hacia la estación de Guixar. Adif se encuentra redactando actualmente el proyecto para la obra que ampliará el gálibo de los túneles, permitiendo la electrificación entre Redondela y Arcade. Estos kilómetros son los únicos del Eje Atlántico que requieren el uso de automotores diésel, imposibilitando centralizar los servicios en la estación de Urzáiz. La aprobación de la misma está prevista para el segundo trimestre de 2023, retrasando probablemente al próximo año el corte total durante 8 meses que dejará a Guixar únicamente con trenes hacia Guillarei.

Y precisamente la parroquia tudense será uno de los puntos calientes de la red. Los Presupuestos Generales del Estado recogen una inversión de 46,5 millones de euros para la renovación de la decimonónica vía del Miño; así como otros 3 millones para la electrificación hacia Tui y Valença. Todo ello provocará un corte de dos semanas entre Redondela de Galicia y As Neves que deberá simultanearse con el ramal hacia Portugal que parte de Guillarei. Esta intervención, prevista para el primer semestre de 2023, permitirá la instalación de nuevos equipos de seguridad.

Urzáiz centralizará los trenes del Eje Atlántico durante buena parte de 2024

Este bloqueo a las comunicaciones directas entre Vigo y Ourense se repetirá en el primer trimestre de 2024, cuando se cierre durante seis meses el segmento entre Redondela y Tui –afectando también al Tren Celta– por las obras en el túnel de Os Valos (Mos) para ampliar su gálibo. Al igual que en el caso anterior, la obra deberá ser aprovechada para la supresión del paso a nivel de O Porriño. Por último, la renovación entre la terminal de Guixar está en la fase final de supervisión del proyecto y debería ser aprobado de forma inminente. En ella, aunque no se pone una fecha para la misma, se incluye un corte de una semana como máximo en el primer trimestre de 2024.

Limitaciones de velocidad

Estos trabajos en líneas existentes también obligarán a instalar Limitaciones Temporales de Velocidad (LTV) para los trenes que sigan circulando. Una de las más significativas será en Uxes, teniendo que frenar hasta los 50 km/h debido a las obras de conexión del Puerto Exterior de Langosteira. En los últimos meses, estas limitaciones de la infraestructura entre Santiago y A Coruña han provocado numerosos retrasos en todos los trenes rápidos del Eje Atlántico con el consiguiente enfado de los usuarios habituales.

En la misma línea que vertebra la Galicia occidental, el trazado convencional entre Catoira y Vilagarcía de Arousa contará en los próximos meses con otra limitación a 30 kilómetros por hora durante medio kilómetro por la sustitución de 8.700 traviesas.

Ya a medio y largo plazo, el Adif menciona la importante reorganización de los servicios en las estaciones de A Coruña, Santiago de Compostela y Ourense. La adaptación a la Alta Velocidad implicará cortes para poder alterar la disposición actual de las vías y andenes, siendo el caso de la ciudad de las Burgas el más extremo de todos.

Dentro de las distintas fases planteadas hasta el 2029 se plantean dos cortes extraordinarios. El primero, en 2027, con la suspensión de circulaciones hacia la capital autonómica y Vigo durante un tiempo de 15 días, dejando la estación únicamente para circulaciones procedentes de Monforte de Lemos o Zamora. En el segundo caso y por el mismo período de tiempo el corte será total, dejando de haber vías en servicio en la estación de Empalme.

Todas estas intervenciones pueden estar sujetas a cambios en el calendario, aunque marcarán el futuro del ferrocarril vigués y gallego hasta el arranque de las obras de la Salida Sur o la variante de Cerdedo. A pesar de que se tratará de aligerar los plazos de los estudios, ninguna comenzaría antes de 2025; aunque al ser nuevas líneas la afección a las existentes será mínima.

Compartir el artículo

stats