La Policía Local de Vigo detuvo esta tarde-noche de miércoles a tres jóvenes de Pontevedra que viajaban en un BMW y que, tras cometer una infracción ante la jefatura de este cuerpo policial y del Concello, se descubrió que llevaban el coche lleno de perfumes y otros productos, como comida, presumiblemente robados. El valor total ascendía a más de 1.000 euros.

Tras una larga tarea para cuantificar los efectos supuestamente sustraídos, las chicas acabaron arrestadas, ya que no aportaron justificación documental alguna de las compra.

En el caso de los perfumes, el valor ascendería a casi 400 euros. En el vehículo había también ropa, comida y una gran cantidad de gominolas. Todo se descubrió después de que la conductora hiciese una maniobra por dirección prohibida cerca de la sede de la Policía Local, por lo que fueron paradas por unos agentes.