El ferrocarril convencional gallego continúa su lenta recuperación de las heridas de la pandemia casi tres años después de su estallido. Mientras la llegada de la Alta Velocidad a Ourense ha situado a Galicia como líder en el crecimiento de viajeros de Larga Distancia del país, las líneas más modestas de la comunidad comienzan a tener el mismo número de trenes que en febrero de 2020.

En una respuesta enviada esta semana a través del Portal de Transparencia al colectivo de usuarios de Media Distancia Galicia –plataforma nacida hace un año por los retrasos constantes en los horarios programados–, Renfe pone fecha por fin a la recuperación de algunos de los trenes más demandados por los viajeros; especialmente tras la implantación de la gratuidad de los abonos en estos recorridos.

En total, 37 trenes semanales con origen o destino en Vigo volverán a circular en el mes de febrero de 2023. Este retraso se debía a problemas de material rodante y personal por parte de la operadora pública que se esperan solventar gracias a las nuevas promociones de maquinistas.

Entre ellos figura la treintena de conexiones entre Guixar y Pontevedra que permitirán descongestionar los que realizan recorridos más largos hacia A Coruña y Santiago.

Precisamente desde la capital gallega volverá a circular el Regional 12461 con salida a las diez de la noche y llegada a las 23:28.

Sin embargo, este tren no será el “más nocturno” para llegar a la ciudad, ya que actualmente el Alvia 4185 llega al filo de la medianoche a la estación de Urzáiz; cuya última salida seguirá siendo a las 21:35.

En el caso de los convoyes que unirán las dos ciudades de la provincia se cumplirían los requisitos para convertirse en servicios de Cercanías o los flamantes “servicios ferroviarios de proximidad” que el Ministerio de Transportes estrenará el próximo año en Palencia, Murcia o Córdoba.

Los trayectos tienen una duración de unos 30 minutos con salidas de Guixar alas 7:25, 12:10 y 17:25; siendo los regresos a las 8:05, 13:50 y 18:40. A pesar de estar declarados también como Obligaciones de Servicio Público, no se contempla por el momento el regreso de los cuatro convoyes diarios con Tui ni los del corredor del Miño hacia Ourense y Ponferrada.

El agravio al Eje Atlántico

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia acaba de publicar su Informe Anual del Sector Ferroviario en el que ha analizado el estado de la red y los tráficos de mercancías y pasajeros en 2021 reflejando una recuperación desigual de los mismos.

En el citado documento de la CNMC el Eje Atlántico se consolida por segundo año consecutivo como la segunda línea de Media Distancia más utilizada en todo el país, solamente por detrás del eje Girona-Barcelona-Tarragona que cuenta con más frecuencias y estaciones.

De esta forma, la línea entre la viguesa estación de Urzáiz y A Coruña sumó 1.370.267 pasajeros, lo que supone un 40,4% más que en el 2020 y representa el 9% del total de la Media Distancia convencional.

Sin embargo, el mismo informe señala que las 1.668.030 plazas programadas durante ese año suponen un 25,6% menos que antes de la llegada del COVID-19 y un 3,8% del total de la red. Este dato del órgano regulador avala las tesis de los usuarios, que reclaman más frecuencias en el corredor al ser el que menos plazas recuperó.