Tras la reapertura judicial de noviembre de 2021 y la consiguiente investigación policial, entre este pasado noviembre y principios de diciembre comparecieron ante el magistrado los primeros cinco testigos del caso del crimen de Rosalía de Castro ocurrido en 2004 en Vigo, entre ellos un detective que se considera clave en el procedimiento. Tras estas tomas de declaraciones las pesquisas continúan y, de hecho, el titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Vigo acaba de encargar a la Policía Nacional que realice una serie de diligencias de cara a identificar a una persona a la que también citará en calidad de testigo y cuyo nombre salió a colación en uno de estos últimos interrogatorios. Supuestamente, según las fuentes consultadas, esta persona, una mujer, habría hecho algún comentario en relación con que el autor o autores del crimen de Manuel Salgado pertenecerían a su entorno cercano.

Junto a esta diligencia que está ahora pendiente de las gestiones policiales, tras las últimas declaraciones judiciales de testigos que concluyeron el viernes la acusación particular que representa a la hermana y a los sobrinos de la víctima avanzó que pedirá pruebas documentales, sin concretar todavía cuál será el sentido de las mismas. Manuel Salgado fue asesinado en un garaje de la calle Rosalía de Castro, cuando se dirigía a su trabajo, tras recibir un certero disparo en la cabeza. Tras la detención en su día de la exesposa y del que entonces era el compañero sentimental de esta mujer, el caso acabó archivado en 2006, si bien ahora está de nuevo reabierto de cara a tratar de averiguar quién o quiénes son los autores, materiales o intelectuales, del crimen de este vigués.

El crimen de Rosalía de Castro es uno de los que permanecen sin resolver en Vigo. Al menos ahora tiene una nueva oportunidad tras su reapertura judicial. También fue reactivado, en 2019 por un juzgado de Tui, el caso Déborah. En este caso, en este nueva fase ha adquirido la condición de investigado judicial su exnovio, que se declara inocente.