Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Daniel Viñas Presidente en funciones del Círculo Mercantil de Vigo

“A la nueva junta le pido eliminar egoísmos; el Mercantil es una sociedad, una forma de convivir”

Viñas deja la dirección del club vigués tras cinco años y convoca elecciones en marzo: “Con esta gestión se logró retomar el Círculo”

Daniel Viñas, presidente en funciones del Círculo Mercantil de Vigo. ALBA VILLAR

En medio de una sangría de afiliados, con una salud financiera endeble y una lastrada oferta social y deportiva. Así tomó las riendas del Círculo Mercantil e Industrial en 2018 su todavía presidente –ahora en funciones– Daniel Viñas junto a su equipo directivo. Cinco años después, con las cuentas completamente saneadas, una mejora más que sobresaliente en sus instalaciones y la confianza de que su línea de trabajo ha devuelto al club vigués al escalafón social del que no debió de haber bajado. Por ello, y siguiendo lo que define como una “hoja de ruta”, Viñas ha decidido echarse a un lado para que sean otros socios los que afronten los retos futuros de esta sociedad. Han convocado elecciones para el próximo 4 de marzo de 2023.

–¿Qué le ha llevado, un año después de que terminasen los cuatro de mandato, a tomar esta decisión?

– Obedece exactamente a nuestra hoja de ruta. Cuando acabamos el mandato, en 2021, nadie se presentó a las elecciones pero como había subvenciones pendientes de resolución no queríamos que una falta de control en la dirección supusiera su pérdida por eso decidimos continuar hasta finales de año. Nuestro trabajo este mandato era darle la vuelta a la economía del club y lograr una estabilidad económica. Somos una sociedad histórica, con muchos socios que no podía quedarse atrás.

–Cuando se celebraron las últimas elecciones en las que usted y su junta salieron elegidos, en 2018, también fueron la única candidatura. ¿Esperan mayor interés en esta ocasión al encontrarse el club saneado y en una buena línea?

–Sí, confío en que alguien del club dé el paso. Está saneado y se encamina en una dirección muy positiva. En una de las últimas entrevistas que había hecho para FARO DE VIGO, el periodista me preguntó si yo era consciente de que podía ser el último presidente del Círculo Mercantil. Jamás me lo planteé porque sabía que con una buena gestión la situación del club se podía retomar. Y es lo que hemos hecho estos cinco años.

–¿Cómo se encontraba entonces el Mercantil?

–Caótico; caótico en su gestión, en lo relativo al personal, a las instalaciones... Había una dejadez importante y ahora vemos que hay colas para entrar y que hasta en ocasiones tenemos falta de sitios de aparcamiento. Había una situación económica de abandono, más gastos de los debidos. Las exigencias hoy en día en un club como el nuestro son mucho mayores que hace unos años. Ahora ya no es solo bingo y baile, la competencia es mucho mayor y hay que ofrecerle al socio el mayor número de actividades posibles. Por ello ahora estamos trabajando en dar el salto a la fibra y a una mayor comunicación con el socio. Que perciba la mayor información por nuestra parte y que tenemos una gran oferta de servicios, de las mejores de los clubs de la comunidad.

–¿Esta mejora en la comunicación con el socio espera una mayor captación de afiliados jóvenes? Es quizás uno de los puntos débiles del Mercantil.

–Sabemos y conocemos nuestro target de socio. Principalmente una familia de entre los 30 a los 50 años con hijos que ven en nosotros un sitio seguro, grande donde poder practicar deporte y pasar la tarde en familia, con toda la familia. Este es el objetivo, no que venga el padre, la madre o el hijo a un deporte concreto y ya; no. Queremos que vengan a pasar el día y que socialicen. Que no sea una ‘obligación’.

–Lo que todavía cuesta arrancar de este y otros clubs es el estigma del elitismo.

– Hemos trabajado mucho para poder eliminar esta muletilla del elitismo; nosotros tenemos una cuota baja; la individual (adulto con hijo) es de 36 euros y la familiar 62. Creemos que solo con estas cuotas seremos capaces de borrar este estigma. Cualquier persona, independiente de su capacidad económica puede ser socio del Mercantil, queremos que cualquiera pueda considerarlo y ayudar a quitar esta muletilla.

–El trabajo futuro, a corte plazo, comentaba que iba enfocado a introducir la fibra y la comunicación; ¿en qué más servicios operan para mejorar el Mercantil?

–Queremos espacios mucho más agradables, por eso se hizo un cambio en la hostelería; se reformó la cafetería de verano para crear un espacio más apetecible, no cuatro columnas y una burra. Pusimos en marcha muchos más proyectos para dar mayores servicios al socio; desde una piscina semiolímpica, a una mejora en sus maquinaria, nueve pistas de pádel, el pabellón de tierra batida de tenis, etc. .

– ¿Cuántos socios son ahora?

–Estamos en los 2.800, es una cifra bastante estable y lo mejor es que va en línea ascendente. Parecía que el COVID nos podía hacer daño pero al ser nuestras instalaciones espacios muy amplios y al aire libre, la gente se sintió muy segura.

–¿Llegó a pensar en estos cincos años que la historia del Mercantil había llegado a su fin?

–Nunca, ni se me pasó por la cabeza. Es una sociedad que necesita empuja y tendrá futuro si tiene una situación económica estable.

–¿Qué le diría a la nueva junta?

– Le pediría seguir esta línea de trabajo, pensar siempre en nuevos ingresos, poner al Mercantil como referencia y eliminar el egoísmo, el “mí”. Somos una sociedad, una manera de convivir. Espero que se siga trabajando en este sentido.

Compartir el artículo

stats