Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El ruido por las reformas fuera de horario indigna a comunidades de vecinos de Vigo

Propietarios ya valoran solicitar mediciones de decibelios a la Policía por las obras para tramitar denuncias | Olores molestos y zonas comunes ocupadas, otras de las quejas

Obreros trabajando en la reforma de una vivienda en una céntrica calle de Vigo. Marta G. Brea

La construcción está viviendo un auténtico bum en cuanto a las reformas en viviendas. Aunque esto está espoleando la economía del sector, lo cierto es que también tiene efectos colaterales. Y es que los grandes perjudicados están siendo los vecinos. El Colegio Oficial de Administradores de Fincas de Galicia (Coafga) alerta de que se está incrementando el malestar en las comunidades de propietarios a causa de los ruidos provocados por las obras de rehabilitación que se están acometiendo en muchos pisos.

Hay que recordar que Vigo cuenta con una ordenanza de contaminación acústica que no permite los ruidos en horario nocturno, concretamente entre las 22.00 de la noche y las 8.00 de la mañana con el objetivo de garantizar el descanso de los residentes. Sin embargo, en la ciudad se están dando casos de reformas que se extienden más allá de las diez de la noche, provocando quejas de los vecinos, y en algunos casos ya han trasladado a los presidentes de la comunidad su voluntad de solicitar la presencia de la Policía Local para medir los decibelios y, si se supera lo permitido, tramitar la pertinente denuncia.

Las ayudas existentes, el incremento del precio de la vivienda nueva y la dificultad para embarcarse en una hipoteca debido a la subida del euribor, está provocando un bum de las reformas en viviendas antiguas que, en muchos casos, viene acompañado por el aumento del malestar en las comunidades de propietarios.

Ruidos intempestivos, olores molestos, incremento de la suciedad, zonas comunes ocupadas por material de obra, sobrecarga de ascensores… son algunos de los problemas que denuncian propietarios al presidente y al administrador de fincas.

Desde Coafga aclaran que, si bien la mayor parte de las empresas de reformas respetan la normativa, en ciertos casos no la tienen en cuenta para apurar al máximo la intervención y ocasionan molestias a los vecinos, sobre todo a aquellos que pasan mucho tiempo en sus domicilios como personas mayores o teletrabajadores que han convertido la vivienda en su oficina.

También señalan que, cuando hay obras, no queda otro remedio que ser pacientes, aunque hay que estar alerta ante determinados comportamientos abusivos que, en caso necesario, se pueden denunciar ante el presidente de la comunidad, aunque siempre es necesario recurrir antes al diálogo para tratar de llegar a un entendimiento.

Los administradores de fincas subrayan que se debe poner en conocimiento del administrador de fincas colegiado ciertos comportamientos, como el hecho de que los operarios coman o fumen en el portal o en zonas comunes del edificio; la realización de trabajos molestos en los rellanos de la escalera como pulir o cortar material de obra; la apertura de ventanas para dejar salir el polvo en suspensión porque podría entrar en las viviendas colindantes o ruidos fuera de la jornada laboral.

Para evitar problemas, los administradores de fincas ofrecen unas claves a los propietarios que acometan reformas en sus viviendas: informar del horario de inicio y fin de las obras, no cargar el ascensor más del límite de kilos permitidos, limpiar a diario las zonas comunes manchadas o dar parte al seguro para reparar tanto las averías como los daños que se produzcan.

Compartir el artículo

stats