Surrealista denuncia que se ha presentado ante la Policía Nacional y que tendrá el próximo 20 de diciembre su vista oral. Un varón okupó una vivienda en Cabral mientras su propietario se disponía a tapiar los accesos al jardín de la misma.

La usurpación o allanamiento de morada –dependiendo de lo que se dirima de la investigación judicial de los hechos– se produjo hace un mes, pero en el segundo intento. Y es que fue un vecino de la vivienda quien avistó a un varón intentando forzar la puerta para acceder a ella y le recriminó la acción. El varón cogió y se fue, momento en el que el vecino, familiar del dueño de la vivienda, alertó al propietario.

Este acudió al día siguiente hasta el domicilio sito en la parroquia de Cabral, concretamente en Ramón Nieto, para tapiar los accesos a la finca cuando volvió a aparecer dicho okupa y se metió –siempre según consta en la denuncia policial– en la propiedad asegurando que su abogado le había dicho “que no se moviera de allí”.

El dueño llamó en esos momentos a la Policía no recibiendo indicaciones para sacar al okupa de su vivienda, tal y como denuncia. Tramitada dicha denuncia, el Juzgado de Instrucción 3 de Vigo fijó para diciembre la vista por las medidas cautelares de desalojo.