Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Caballero expondrá su rechazo a llevar el tren a Bouzas a los vecinos: “Rompe Vigo”

Vehículos de Stellantis, a la espera de embarque en Bouzas. Ricardo Grobas

Enésimo “no” rotundo y categórico del alcalde al proyecto de conexión ferroviaria de la terminal de vehículos de Bouzas: “Rompería la vida de decenas de miles de vigueses y además no lo quiere la automoción, el pulmón económico de esta ciudad y del sur de Galicia, y con eso no se juega”. Abel Caballero resume así su oposición a la cruzada del Puerto para llevar el tren a la única gran terminal Ro-Ro de Europa sin este servicio, un proyecto que como adelantó FARO cuenta con el apoyo de una veintena de asociaciones empresariales y de la Xunta pero no de la industria del automóvil. “Mientras yo sea alcalde no lo permitiré”, insiste el primer edil vigués, que en las próximas semanas convocará a los colectivos vecinales para explicarles las –a su juicio– graves consecuencias que tendría ese enlace ferroviario a través de la ciudad.

¿Qué esgrime Caballero? Para empezar, que el Puerto ya está conectado al tren “donde tiene que estarlo”, que es en Guixar, para los tráficos de contenedores y mercancía general, con un ferrocarril ya adaptado para el transporte de mercancías (no habría que modificar los gálibos de la línea, etc.). “Lo que tendrá que explicar el Puerto es por qué no lo usa”, asegura antes de repasar los movimientos de mercancías por tren desde 2010, con cifras anecdóticas, siendo el mejor año 2021 con 12.000 toneladas, un volumen “pírrico” comparado con los millones de toneladas que se mueven por camión.

“Además”, continúa, “la automoción no lo quiere”. Argumenta que un tren en Bouzas es un “proyectil en la línea de flotación” de un sector que emplea a más 30.000 trabajadores entre directos, indirectos e inducidos, la mayoría en el área de Vigo. ¿Por qué? Porque le restaría espacio en una terminal que ya le queda pequeña. “Por eso Stellantis, todo el sector del automóvil, no lo quiere, porque ¿para qué? ¿Para importar coches de otros países y quitarle espacio a las empresas que de verdad generan empleo y riqueza aquí?”, cuestiona.

Trazado

Por si eso no fuese suficiente, Caballero asegura –pese a que el estudio de alternativas de la salida sur que recogerá ese ramal a Bouzas aún no se ha presentado– que ese tren romperá la ciudad en dos. Lo afirma en base al estudio que el Puerto presentó durante la presidencia de López Veiga al Ministerio para justificar esta obra, que incluía dos posibles trazados que atravesaban Vigo por túneles pero también a cielo abierto en algunos viales. Cita entre las calles afectadas Gran Vía, Castelao, Plaza de América, A Salgueira, Alcabre... “Imagínese un tren de 600 o 700 metros cargado de mercancías por el medio de la ciudad... De ninguna manera”, insiste, tras lo que anuncia que piensa convocar a los colectivos vecinales de todas las posibles zonas afectadas para advertirles de la gravedad del proyecto.

Caballero cuestiona intención del Puerto, ahora con Jesús Vázquez Almuiña al frente, con este proyecto, pero sobre todo la posición de defensa del mismo que ha tomado la “candidata del PP a la Alcaldía”, Marta Fernández-Tapias, que como máxima representante de la Xunta en Vigo apuesta por esta conexión para mantener la competitividad y garantizar la multimodalidad de la terminal líder de vehículos en España, como se expuso en el foro portuario celebrado esta semana sobre la conectividad ferroviaria de los muelles vigueses. “Seguramente a la candidata [del PP] le entusiasma y lo va a aceptar, pero le rompe la vida a miles de vigueses y no lo voy a consentir”, zanja.

¿Qué defiende el Puerto?

Para la Autoridad Portuaria esa conexión ferroviaria es imprescindible para blindar su competitividad, ya que las grandes navieras planifican sus rutas en base a la multimodalidad que puedan ofrecer los puertos, y Vigo pincha en Bouzas. Niega que se vaya a quitar espacio para la automoción con las inversiones que ya hay previstas para un segundo silo de coches y la ampliación de la propia terminal, y asegura que la industria del automóvil también se vería beneficiada con esta infraestructura. De hecho, recuerda, la patronal nacional de los fabricantes de coches, Anfac (de la que forma parte Stellantis), penaliza todos los años al Puerto vigués en su informe sobre logística marítima por carecer de enlace ferroviario en la terminal boucense. A mayores, como señalaron los expertos que participaron en el foro de esta semana, Bouzas embarca algo más que coches y componentes de automoción, por lo que las posibilidades de crecimiento son altas, y que conectar la terminal con la Plisan será determinante.

Compartir el artículo

stats