“Estoy aquí porque hice un delito, de tráfico de drogas”. La mujer dominicana acusada de viajar desde la República Dominicana hasta Vigo con casi dos kilos de cocaína de gran pureza en su maleta confesó este miércoles los hechos en el juicio celebrado en la Audiencia. Pero excusó su proceder porque debía “mucho dinero” en su país a causa de su severa toxicomanía y, afirmó, no tuvo otra opción que realizar dicho ilícito encargo. “Allí si no pagas lo que debes te quedas sin vida, o tu familia, o tus hijos...”, alegó.

La fiscal pide 8 años de cárcel y el pago de 500.000 euros de multa por un delito de tráfico de drogas en cantidad de notoria importancia. A su juicio, los alegatos exculpatorios de la mujer “no son de recibo” y “son difíciles de creer”. “Estos hechos se repiten por tercera vez”, afirmó, recordando que, pese a que no computan a efectos de reincidencia, la procesada ya fue condenada en otras dos ocasiones, en 2010 y en 2014, por tráfico de drogas. La defensa, que trató sin éxito de suscribir una condena de conformidad, considera que la petición del Ministerio Público es “tremendamente desproporcionada”. “Mi cliente se vio abocada y obligada a traer la droga a España por las amenazas de muerte a su familia por las deudas que tenía en su país”, argumentó la abogada, que descartó que perteneciese a ninguna organización criminal.

Fue la tarde del 18 de octubre de 2021 cuando, en un control de la Guardia Civil en el aeropuerto de Peinador de Vigo, se descubrió la droga oculta en una maleta. En un doble fondo había un paquete con 998 gramos de cocaína y otro con 997. Según la versión de la acusada, uno lo tenía que entregar a “alguien” que no conocía a su llegada a la ciudad olívica y el otro se lo iba a quedar ella para su propio consumo: “Me arriesgué porque debía 1.000 euros, y eso allá en la República Dominicana es mucho dinero”.

Los agentes que encontraron la droga relataron que la alerta saltó al pasar la maleta por el escáner. Vieron una separación “inusual”. Al abrirla les pareció raro que hubiese tan poca ropa y nada de enseres de aseo. Y al manipular el equipaje encontraron la cocaína.