Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La detección temprana del talento

El colegio Don Bosco-Salesianas celebra una feria de altas capacidades para asesorar a familias

Algunas de las familias asistentes, ayer en Vigo, en una jornada pensada para padres, niños y educadores. MARTA G. BREA

Por su forma de hablar y expresarse, porque era una niña muy resolutiva ante cualquier problema y porque tenía mucha facilidad para el aprendizaje. Estos fueron algunos de los indicadores de que “algo pasaba” con la pequeña Yaiza desde que empezó en la escuela infantil. Cuenta su madre, Belén Valladares, que aunque sí intuía que la niña iba a un ritmo más avanzado que el resto de su grupo escolar y que algunos amigos de la familia ya le habían comentado de que había posibilidades no fue hasta que en el colegio Don Bosco-Salesianas le hicieron una prueba a la pequeña que tuvo la certeza de que su hija era “altas capacidades”.

Con el diagnóstico en la mano, Belén Valladares explica que se vio inmersa en “una vorágine”, porque aunque había escuchado hablar de alumnos con un potencial a desarrollar, no tenía la información que tiene ahora y afirma que “es un mundo complicado”. En este sentido, esta madre de una alumna del colegio vigués indica que “es importante detectarlo porque si no el talento puede perderse y son niños que se frustran mucho, eso es lo que le pasa a la mía. Mi hija se frustra muchas veces, siente que no encaja en el grupo y se aísla, prefiere jugar sola”.

Con el objetivo de ofrecer información veraz y fiable a las familias, de facilitarles el acceso a los recursos adecuados y conocer a dónde deben dirigirse tras un diagnóstico de altas capacidades intelectuales, el colegio Don Bosco-Salesianas celebró ayer una feria con distintos gabinetes pedagógicos profesionales y entidades que las familias pudieron visitar y consultar durante toda la mañana.

Uno de los puestos de robótica que se podía visitar ayer en la feria de altas capacidades. MARTA G. BREA

En la entrada del recinto, la directora pedagógica Maruxa Pérez, la especialista en pedagogía terapéutica y audición y lenguaje Arantxa González, la orientadora Teresa Fernández y la maestra de pedagogía terapéutica Ana Belén Salgado comentaron que “desde el colegio intentamos facilitarles información y apoyarles, pero hay áreas de intervención que escapan a nuestro conocimiento, por eso hemos decidido que este encuentro sería una buena oportunidad”.

Porque, ¿qué es lo que sucede si se deja escapar ese talento y ese potencial de base? Las especialistas del colegio vigués responden a esta pregunta haciendo hincapié en que “todos los niños en general tienen sus talentos, pero hay algunos más específicos que si los dejas pasar y que si no los estimulas de la forma adecuada se acaban perdiendo y en el futuro ya no se pueden recuperar”.

Si no se detecta a tiempo, muchos casos pueden acabar en fracaso escolar o en trastornos emocionales

decoration

A este respecto, las pedagogas terapéuticas destacan que “los niños y niñas de altas capacidades son los que dan una respuesta más creativa a cualquier problema, son esos niños que van a resolver esos problemas del futuro. Si nosotros seguimos estimulándolos, ellos seguirán creciendo, pero si no lo hacemos, sucederá que se frustrarán, que serán débiles emocionalmente y son casos que pueden terminar en fracaso escolar, trastornos emocionales o que incluso lleguen a autolesionarse porque no reciben las respuestas que necesitan, sienten que no encajan, que este mundo no es para ellos”.

Precisamente, para evitar esa faceta más “dura” de la inteligencia, Miriam Pardellas ha procurado desde el principio trabajar con sus hijas las sensación de frustración y hacer mucho hincapié en la educación emocional. Miriam tiene tres hijas, de las cuales dos ya están diagnosticadas como altas capacidades y la más pequeña todavía está en proceso. Esta madre viguesa indica que “en el caso de mi hija mayor, el diagnóstico me lo dieron cuando todavía había muy poca información sobre esto. Yo me daba cuenta de que la niña destacaba, por las preguntas que hacía y porque siempre tenía que estar haciendo algo, al principio incluso pensé en un trastorno por déficit de atención e hiperactividad, porque suelen confundirse. En el caso de la mediana, lo suyo es la creatividad e intento que haga talleres monográficos que le interesen”.

Compartir el artículo

stats