Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Es surrealista, reclaman los terrenos donde están nuestras casas en base a algo de 1891”

Los juzgados celebran el primer juicio por la demanda de los comuneros de Cabral de la propiedad del suelo donde se asientan viviendas de particulares

Vecinos, ayer en los juzgados en apoyo a la familia afectada. // FDV

“Es surrealista”. A Purificación Castro todavía no le cabe en la cabeza que el terreno donde se asientan las cuatro viviendas que en su día construyeron sus abuelos pueda acabar en manos de la Comunidad de Montes de Cabral. En los últimos años este colectivo ha ido ganando, uno a uno, los pleitos emprendidos para recuperar parcelas en base a que eran de titularidad comunal desde tiempo inmemorial: las de la ITV, el aeropuerto de Peinador, el AeroClub o el monte donde se levantaron varios centros educativos. Pero los comuneros también han presentado litigios para reclamar suelo donde se asientan fincas de particulares e incluso casas. La primera de estas vistas se celebró ayer en el Juzgado de Primera Instancia 8 de Vigo. Pendiente todavía de una pericial que no pudo practicarse en esta sesión, la familia afectada espera que la decisión judicial les sea favorable. “Lo contrario sería una injusticia”, resume Purificación, que ve “increíble” que se les reclamen dichos terrenos en base a un levantamiento administrativo de 1891. De hace la friolera de más de 130 años.

“Afortunadamente mis abuelos construyeron todo con licencia, proyecto y permiso”, dice esta mujer. Ella y su familia tuvieron el apoyo de la Asociación de Vecinos y Empresarios de Cabral (Aveeca), que se concentró ante el edificio judicial. FARO no pudo asistir al juicio por la inexplicable decisión de la jueza de no dejar entrar a la periodista a la vista –los juicios son públicos salvo supuestos muy excepcionales que no se daban en este caso–, pero, según pudo saber, lo que alegan los afectados es que la familia recibió ese terreno en 1952 por parte del Ayuntamiento como permuta por otra finca donde se construyó la pista del aeropuerto. Aunque el monte fuese comunal, alegan que dicha permuta es válida y por ello no procede conceder la propiedad a los comuneros.

El presidente de la Comunidad de Montes, Luis Rodríguez, alega que intentaron llegar a un “arreglo” con la familia ya que “no buscan” que pierdan sus casas. “No es nuestro objetivo y aún estamos dispuestos a solucionar la situación, pero si no quieren un arreglo estamos en nuestro derecho de recuperar el monte”, afirmó.

Compartir el artículo

stats