Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las cenas de Navidad vuelven con fuerza: aluvión de reservas en restaurantes

Algunos están llenos los fines de semana de diciembre y ya albergan celebraciones este mes: “Estamos a tope”

Pablo Rodal, ayer, señala uno de los menús en The Othilio Bar junto a dos trabajadores. Marta G. Brea

Adiós a las restricciones derivadas del COVID en la hostelería, hola a las comidas y cenas de Navidad. Los restaurantes de la ciudad sonríen de oreja a oreja con el regreso de estas citas clásicas de las fiestas de final de año: las reuniones de compañeros de trabajo o amigos con platos sobre la mesa. Hay ganas de retomar esta tradición después de dos años en stand-by o a medias a causa de la pandemia. Y se nota. Hay negocios del sector con la agenda completa los fines de semana e incluso los jueves. ¿Los precios? Algunos optan por mantenerlos a pesar del aumento de costes, otros prefieren repercutir la subida al cliente, aunque no toda.

“Vamos a tope”, destaca Carlos Rodal, responsable de dos restaurantes en la calle Luis Taboada, en pleno centro de Vigo: The Othilio Bar y Melitón. “En diciembre, ya no hay huecos los fines de semana para cenar. Incluso hay reservas para los jueves porque este año, al coincidir Nochebuena y fin de año en fin de semana, la gente ya opta por organizar la cena o la comida de Navidad por la semana al no haber huecos el fin de semana”, explica. Está seguro de que estas fiestas, por fin, “volverán a ser normales”: “El año pasado, sufrimos muchas cancelaciones por la recomendación de la Xunta de no reunirse y perdimos bastantes compras”. En su caso, no variará la plantilla, capaz de hacer frente a la alta demanda.

“Hay grupos que optan por el jueves por no haber sitio viernes o sábados”

Carlos Rodal - THE OTHILIO BAR/MELITÓN

decoration

Rodal indica que no sube los precios de los menús de Navidad, que irán, en The Othilio Bar, de 38 a 48 euros tanto para cenas como para comidas, y de 25 a 35 en Melitón, aunque también ofrecen “a medida” en este último local, algo “más informal”. “Mantenemos los precios de 2021 a pesar de que sube casi un 30% el coste de la materia prima sin incluir la luz y el gas. Es un momento de buen trabajo, pero se acortan los beneficios con respecto al año pasado. Preferimos eso y fidelizar así con el cliente. Puede que este sea el motivo por el que hay tantas reservas”, indica antes de añadir que esperan completan una buena temporada de verano, además, con la ayuda del turismo, que se nota, sobre todo, los sábados y domingos.

Idéntica reflexión traza Omar Fares, propietario del negocio de comida italiana Nero, en la Praza de Compostela y Bouzas, La trastienda del cuatro, en Pablo Morillo, y La Central, en la Praza da Constitución. En sus cuatro locales, las reservas de cenas de Navidad ya alcanzan un porcentaje elevado sobre el total de la capacidad. “Recibimos muchísimas solicitudes de consulta de menú. Ya estamos teniendo ahora, en noviembre, cenas de empresa, algo que no es muy habitual”, destaca, a la vez que relaciona esto con la celebración en fin de semana de Nochebuena y fin de año. “Incluso hay gente que, al no haber nada libre los findes, optan por celebrarlas de lunes a jueves”.

“Reforzaremos las plantillas. También esperamos clientes por el alumbrado”

Omar Fares - LA CENTRAL/NERO/LA TRASTIENDA DEL CUATRO

decoration

En los cuatro negocios, las plantillas se refuerzan para hacer frente al aluvión de clientes que llegará en las próximas semanas, además, por las luces de Navidad, que “generan riqueza” en el gremio de forma directa e indirecta: “Al haber más actividad en hostelería, hay más trabajo de reparto, por ejemplo”. Fares aplaude la apuesta del Concello por la iluminación y pone en valor que se puedan organizar cenas navideñas tras dos años en pausa, una tabla de salvación para un sector al que se le ven las heridas de la pandemia y la inflación. “En 2021, al llegar el puente de la Constitución, se cayeron un 70% de las reservas por el COVID. La previsión para este año es buena. Esperamos llenar todos los fines de semana”, anota.

Fares indica que ha subido el precio de los menús de grupo en los cuatro locales “para poder mantener el estándar de calidad” en un escenario de inflación que golpea con fuerza a los negocios. Apunta que son 3 o 4 euros más que el año pasado, es decir, se repercute la subida al cliente. “Mantenemos los beneficios cuando todo es más caro. La subida debería ser de 7 u 8 euros, pero no queremos aumentar tanto el precio porque el cliente no lo soportaría”, señala. Los menús de comidas o cenas navideñas en sus negocios van desde 30 euros hasta 60 con un factor diferencial: “No damos a escoger entre carne o pescado, incluimos ambas opciones”.

Éxito del hotel de Samil

En el Hotel Attica21 de Samil, también celebran la vuelta de la normalidad. Desde ayer, ya acogen quedadas de compañeros de empresa o amigos en su área de restauración. Hasta el 22 de diciembre, albergará más de 40 comidas y cenas de Navidad que sumarán más de 2.600 asistentes. En el restaurante Celme Galego, en Valladares, más de lo mismo: tienen los sábados sin hueco hasta finales de año: “Esperamos llenar todos los viernes a la noche, sábados y domingos a mediodía”.

Compartir el artículo

stats