Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las casas de apuestas apuran para abrir en Vigo antes de que entre en vigor la nueva ley

El número de establecimientos de juego operativos en la ciudad roza ya la treintena | Los menores entran a diario en estos locales pese a que está prohibido | “El 20% de los chavales apuesta”, advierten los expertos

Máquinas de apuestas deportivas

La sociedad actual está expuesta a una cantidad ingente de amenazas, y una de las más preocupantes porque no ha habido forma de ponerle freno en los últimos años es la proliferación de casas de apuestas. En Vigo, según los últimos datos oficiales, hay una treintena de salones de juego registrados. De esa cifra, cuatro son bingos y, el resto, establecimientos de apuestas deportivas. La apertura de este tipo de establecimientos se ha acelerado en los últimos meses por un motivo concreto: para que no les afecte las restricciones planteadas en la Lei Reguladora do Xogo, cuyo proyecto ha sido aprobado por el Consello de la Xunta pero que está todavía a la espera de luz verde por el Parlamento de Galicia y que por lo tanto no ha entrado todavía en vigor. Las salas de juego abiertas en los últimos tiempos, obviamente, no están sujetas a esta ley.

“Las empresas del sector están utilizando la picaresca, y por eso considero que la legislación, cuando se apruebe, debería plantear la retroactividad”, considera Antonio Rial Boubeta, doctor en Psicología, profesor en la Universidad de Santiago y uno de los mayores especialistas de España en adicciones en la adolescencia.

Y es que hay que tener en cuenta que la nueva ley recoge que los nuevos negocios de apuestas, casinos o salas de juego deberán guardar una distancia de trescientos metros de centros educativos o de rehabilitación de ludopatía, así como de otros establecimientos del mismo sector. Precisamente uno de los motivos es evitar situaciones como las que se dan en dos lugares concretos de Vigo: en el barrio de O Calvario, muy cercano al IES Castelao, hay una sala de apuestas deportivas, al igual que sucede en el entorno del colegio Mariano. Esto provoca que los estudiantes, al salir de clase, vayan a estos establecimientos a apostar y a pasar el rato, pues también ofrecen servicio de bar. Hay que recordar que los menores de edad tienen prohibida la entrada en salones de juego, pero lo cierto es que en muchas ocasiones los propietarios o los empleados de los locales hacen la vista gorda, pues no piden el DNI.

“Es un problema gravísimo, porque hay estudios que demuestran que entre los menores, apostar de forma frecuente aumenta la probabilidad de que se convierta en una adicción. Porque hay que recordar que el juego está reconocido como una adicción desde 1980. El 20% de los chavales apuesta”, asegura Antonio Rial.

Las cerca de treinta salas de apuestas deportivas asentadas en Vigo se extienden tanto por el centro de la ciudad como por los barrios. En As Travesas, Navia, Torrecedeira, Teis, La Doblada o Cabral por ejemplo hay algún salón de juego, aunque la mayoría se concentra en el entorno del Arenal.

“Es un problema gravísimo: hay estudios que demuestran que apostar de siendo menor aumenta el riesgo de adicción”

Antonio Rial Boubeta - Dr. en Psicología y especialista en adicciones

decoration

Hay que tener en cuenta que a los establecimientos de juego deportivo hay que sumar los bares que disponen de máquinas donde poder realizar apuestas. La futura ley autonómica recoge que las cafeterías gallegas “deberán disponer de sistemas o mecanismos que impidan la participación en los juegos de menores de edad en las máquinas de apuestas”. Es decir, necesitarán un mando a distancia o mecanismo similar para activarlas desde la barra, al igual que sucede con los expendedores de tabaco, aunque ese dispositivo no será obligatorio para las clásicas tragaperras.

En el ámbito de los castigos la nueva ley que regulará el juego en Galicia estipula multas de 18.000 a 600.000 euros a establecimientos de apuestas deportivas por incumplimientos, como carecer de control de acceso. 

Compartir el artículo

stats