Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gran Vigo

Morant condiciona el foro de ciencia y mar al recurso contra el veto a la pesca de fondo

Justifica que el evento, que se programó este martes para el 28 de octubre, se aplaza por la respuesta a la Comisión Europea que prepara el Gobierno de España, anunciada por Planas a comienzos de mes

Ceremonia de puesta de quilla del buque oceanográfico “Odón de Buen”, en Armón Vigo. Marta G. Brea

“Hoy Vigo es justamente reconocida por el Gobierno de España como la sede oceanográfica de nuestros buques (...) Siete de los barcos de la flota del CSIC y el IEO están aquí, en Vigo, más los tres barcos del Ministerio de Agricultura, y vamos a seguir potenciando esa capitalidad que tenéis en Vigo para que sigáis reforzando la ciencia y el progreso de vuestra sociedad”. Con esas palabras, la ministra de Ciencia e Innovación, Diana Morant, destacaba ayer el título simbólico –a sus ojos justo– que la ciudad olívica ostenta pese a habérsele negado acoger una de las tres áreas de investigación del Instituto Español de Oceanografía, y la sede central de la institución. El jarro de agua fría que supuso en primavera esa noticia para el sector del mar gallego –especialmente la rama ligada al ámbito científico–, que vio con indignación cómo estos centros se adjudicaban a Santander (pesquerías), Mazarrón (acuicultura) y Madrid (medio marino), no pasó desapercibido entonces por el Ejecutivo de Pedro Sánchez, que a modo de compensación convirtió la urbe en anfitriona permanente de la llamada Mesa de Ciencia Pesquera. El evento, programado finalmente este martes para el próximo 28 de octubre, como adelantó FARO y al poco tiempo fue borrado de la web del Centro para el Desarrollo Técnico e Industrial, no se celebrará este mes y su fecha, por ahora, queda en el aire.

Tras la puesta de quilla del buque oceanográfico Odón de Buen, que se está construyendo en los astilleros de Armón Vigo, Morant vinculó la decisión de aplazar el citado acto –un encuentro de cuatro horas, sin agenda ni invitados confirmados, del que no estaban informados Arvi, Intecmar, Cetmar o la Xunta– al recurso que prepara en estos momentos el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (comandado por Luis Planas) contra el veto a la pesca de fondo impuesto por la Comisión Europea. Medida que en la actualidad prohíbe faenar a más de 400 metros en 87 zonas del Atlántico, si bien técnicamente no afecta a 41 de ellas al no alcanzar dicha profundidad.

“Uno de los objetivos de la Mesa precisamente era dar información y trasladar las resoluciones de la CE y como no estamos de acuerdo y vamos a recurrirla, vamos a posponer la Mesa hasta tener un poco más de información”, señaló la ministra. Un argumento, eso sí, que choca con las fechas. La Mesa de Ciencia Pesquera se programó este martes –una semana después de que Planas ya hubiese avanzado ante el Pleno del Congreso de los Diputados que España recurrirá ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea el cierre de caladeros a la pesca de arrastre– y se anuló el jueves, horas más tarde de que este periódico publicase la convocatoria. Por otro lado, cabe destacar que fuentes de la Delegación del Gobierno en Galicia hicieron hincapié este viernes en que el referido evento fue pospuesto por una “cuestión de agenda”, sin hacer mención alguna al desacuerdo con Bruselas.

Morant, que calificó la Mesa como “una iniciativa pionera de muchas otras que vendrán” que pretende “acercar el conocimiento a la sociedad”, condicionó el futuro de su celebración, sin arrojar una fecha determinada, al recurso que el Ministerio de Agricultura está preparando junto al Instituto Español de Oceanografía, “de la mano de la ciencia”, con mucho “rigor” y “precisión” para “ganar esta batalla”. “Se pospondrá la Mesa hasta cuando ya tengamos más información para trasladar a la sociedad”, dijo consecuentemente, lamentando la decisión del comisario europeo de Pesca, Océanos y Medio Ambiente, Virginijus Sinkevicius, de poner coto a la pesca de fondo en Europa: “Consideramos que se han excedido en lo que científicamente se apunta a que es necesario o no proteger”.

En esta línea –incluso con más dureza– se pronunció el alcalde de Vigo, Abel Caballero, que también estuvo presente en la puesta de quilla del gran Odón de Buen. “Queremos que las decisiones que se tomen sobre el océano y sobre los recursos de los mares, y en la Unión Europea, estén avalados por la ciencia. Que no sean decisiones políticas que no tienen en cuenta realidades visibles y demostrables. Esto servirá para decirle al comisario de Pesca que la decisión de prohibir faenar en aguas profundas es una equivocada decisión”, aseveró.

“Y se lo tenemos que seguir diciendo”, agregó el regidor. “A la Comisión Europea, y decírselo desde la ciencia. Decírselo, ministra, desde una ciudad y desde un Gobierno que va a botar este barco para defender los mares oceánicos. Nadie nos da lecciones de eso. Nadie en este planeta nos enseña a defender los mares oceánicos. Nadie. Porque en ellos pescaban nuestros bisabuelos y pescarán nuestros bisnietos. Porque nacimos del mar y porque somos mar”, sentenció.

El “Odón de Buen” dará trabajo a 250 personas

La puesta de quilla del Odón de Buen –nombre que recibe el gran barco que está siendo construido en las instalaciones de Armón Vigo– dejó buen sabor de boca y las perspectivas bien altas. Bautizado así en honor al fundador del Instituto Español de Oceanografía, el acto formal dio inicio a la creación del que será el “mejor buque oceanográfico que tendrá España”. Según indicó Laudelino Alperi, consejero delegado de la empresa a cargo del proyecto, el proceso para fabricar esta embarcación de 84 metros de eslora dará trabajo a cientos de personas en la ciudad (entre 200 y 250 cifró) al menos durante los próximos dos años.

El barco, que precisamente será destinado al IEO, centro nacional del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), contará con 500 metros cuadrados de laboratorio, espacio para 58 tripulantes, y vehículos submarinos que podrán bajar a más de 6.000 metros de profundidad. En total, la inversión que destinará el Ejecutivo de Pedro Sánchez asciende a los 85 millones de euros.

Alperi agradeció la “confianza continua” del Ministerio de Ciencia por el encargo y se remontó al pasado de la compañía para hacer un breve recorrido hacia el futuro. “Empezamos hace 12 años con la construcción en esta misma grada los buques oceanográficos Ángeles Alvariño y Ramón de Margalef”, manifestó en este contexto, destacando la “especialización” que fue ganando el astillero con el paso del tiempo “en este exclusivo mercado” a nivel nacional e internacional.

Como ejemplos, entre otros, citó los barcos construidos en Armón Vigo para países como México, Argentina, Irlanda y Suecia. “Actualmente estamos trabajando en la ejecución de nuevos buques oceanográficos para Nueva Zelanda o Islandia, y nos encontramos inmersos en nuevos proyectos que esperamos se vean consolidados en un breve periodo de tiempo”, resaltó asimismo.

Tras él –además del alcalde de Vigo, Abel Caballero, y la ministra de Ciencia, Diana Morant– habló la presidenta del CSIC, Eloísa del Pino, quien por su parte valoró la figura de Odón de Buen. Recordando que fue un hombre “insaciable e incansable”, perseguido en su época por sus ideas políticas y científicas, dado su claro apoyo al darwinismo, resaltó su amistad con Santiago Ramón y Cajal. Con motivo del Año Cajal, que el Gobierno declaró en 2022, avanzó que en la quilla irá soldada una moneda con su imagen: “Volvemos a juntarlo con Odón”.

Compartir el artículo

stats