BLACK FRIDAY 50% Dto + 1mes Gratis Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Concello plantea convertir Balaídos en un gran auditorio con un techo retráctil

El objetivo sería utilizarlo para todo tipo de eventos sin depender de la meteorología | Su ejecución no está solo condicionada a que el estadio sea sede del Mundial 2030

8

Recreación del nuevo estadio vigués con el techo retráctil y Tribuna a dos alturas (izq.).

La pieza más especial del traje del nuevo Balaídos para ser sede del Mundial 2030 se verá al mirar hacia arriba. El Concello tiene entre ceja y ceja incorporar al estadio una cubierta retráctil a la altura de los recintos más destacados del planeta. Incluye esta actuación en un segundo anteproyecto para adaptar el complejo deportivo a los requisitos de la FIFA, aunque, como informan desde la entidad de la Praza do Rei, no ha sido este documento el que enviaron a la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), sino el primero, desgranado ayer por FARO, que contempla más butacas –más de 10.300, desmontables– y una reforma de Tribuna.

La idea del gobierno local es dar la opción al estadio de estar tapado con la intención de “poder utilizarlo para todo tipo de eventos sin condicionantes frente a las inclemencias meteorológicas”. La cubierta retráctil se apoyaría en la nueva estructura de Tribuna, que se retranquea hacia la avenida do Fragoso para generar más espacio y, así, hacer hueco para un nuevo nivel de grada y los asientos supletorios. Preguntado por la opción de continuar con este proyecto de cubrición si la ciudad olívica es mundialista, el Concello asegura que es una “posibilidad”.

Infografía del exterior del estadio con el techo retráctil

La cubierta retráctil permitiría a Balaídos convertirse en un gran auditorio de más de 30.000 plazas –más de 40.000 con las gradas desmontables si se ejecuta el plan para participar en el la Copa Mundial de la FIFA de 2030–, lo que le permitiría acoger espectáculos de cualquier ámbito. Por ahora, no existen estadios en España con esta tecnología. Todo apunta a que el primero en subirse al carro será el Santiago Bernabéu, en obras. En el mundo, destacan Wembley, en Londres; el Amsterdam Arena, con un techo que se cierra en unos 18 minutos; el Estadio Nacional de Varsovia, que se recoge en 20 minutos; el Estadio Nacional de Bucarest, cuyo tejado se dispone en 15; o el Deutsche Bank Park de Fráncfort.

Las fechas clave

La Real Federación Española de Fútbol comprobará la información de las sedes candidatas –un total de 15 para 11 plazas– entre los días 3 y 14 de octubre y permitirá corregir errores entre el 17 y el 28. El 11 de noviembre, efectuará la evaluación final de estos campos para la candidatura de España y Portugal, último paso antes de configurarse el dosier definitivo que enviará a la FIFA: en 2024, decidirá dónde se disputa el Mundial de 2030.

Simón Espinosa

Más asientos y un terreno de juego más ancho

Las dos patas clave de la actuación que el Concello envió a la Real Federación Española de Fútbol para adaptar el estadio de Balaídos a los requisitos de la FIFA con el objetivo de que sea sede del Mundial 2030 son la ampliación del aforo –el organismo futbolístico pide un mínimo de 40.000 butacas– y de las dimensiones del terreno de juego –de 105x68 metros, por lo que el actual ganaría un metro a lo ancho hacia Río–.

Para cumplir la primera condición, el arquitecto Pedro de la Puente Crespo, el mismo que sella la reforma actual del complejo deportivo, planea la instalación de más de 10.300 butacas en estructuras desmontables colocadas por todo el estadio y añadir a Tribuna un segundo nivel de grada por encima de la actual con 2.680 sitios para aficionados. También contempla un vial bajo Tribuna para el acceso de los autobuses de los equipos.

Del Bernabéu al Johan Cruyff Arena: los estadios cubiertos todavía son “rara avis”

El Houston Astrodome (Texas, Estados Unidos) está considerado como el primer estadio cubierto del mundo. Construido en los años sesenta, por el recinto pasaron desde Elvis Presley al acróbata Evel Knievel. En aquel momento fue un prodigio de la arquitectura, pero que fue perdiendo fuelle con los años y que –con certificados negativos mediante por parte de los bomberos– quedó en desuso hace más de una década. La moda de los techos retráctiles en grandes espacios deportivos llegó mucho después, aunque el del ahora desaparecido Civic Arena (Pennsylvania), con unas enormes moles de acero móviles, sí fue anterior al Atrodome. En España, y todavía en periodo de obras, será el Santiago Bernabéu el único estadio de fútbol con una infraestructura de este tipo, y que agigantará la capacidad de recintos cubiertos actuales como el Palau Sant Jordi (17.960 espectadores), WiZink Center (17.453) o el Fernando Buesa (15.504). Las estructuras retráctiles son más comunes en estadios de EE UU, que albergan competiciones de fútbol americano o béisbol.

Imagen del futuro estadio Santiago Bernabéu

En Europa hay varios ejemplos. Destaca el Johan Cruyff Arena, en Ámsterdam, inaugurado hace un cuarto de siglo y con capacidad para cerca 68.000 personas cuando el escenario se instala en el centro del campo. Esta infraestructura le ha permitido, además de albergar finales de Champions, acoger macroconciertos de artistas como Michael Jackson (HIStory Tour, 1997), David Bowie, AC/DC o la pareja Beyoncé - Jay Z. En el VELTINS-Arena alemán, el artista Ed Sheeran actuó este verano ante 64.000 personas. Wembley, en Londres, es un icono a nivel deportivo y de grandes eventos musicales, y sus 90.000 huecos de capacidad se quedaron cortos para grupos como Take That, Taylor Swift, One Direction –durante tres jornadas consecutivas– o Rihanna.

Compartir el artículo

stats