A los premios recibidos por construir en verde las infraestructuras portuarias y por la integración de los puertos en el ecosistema y en la ciudad –los denominados Óscar del Medioambiente–, al Puerto de Vigo se le suman ahora nuevos galardones en calidad de especies marinas. Y es que en su afán por recuperar áreas alteradas o dañas por la actividad portuaria, lograron la instauración de 187 nuevas especies a estas infraestructuras creadas en colaboración de la Universidad de Vigo, en marcado en el proyecto “PuertAlMar”, que junto con “Living Ports” integran la iniciativa “Peiraos do Solpor”, mediante la que se diseñan, ejecutan y monitorizan un programa de actuaciones encaminadas a mejorar la integración ambiental y social de las infraestructuras portuarias.

Estos resultados fueron aplaudidos por el titular de la terminal viguesa, Jesús Vázquez Almuiña. Actualmente, la institución que preside está inmersa en el proyecto europeo “Living Ports”, financiado por la Unión Europea, que trata de potenciar la biodiversidad en el Puerto, utilizando materiales innovadores y posibilitando su visualización a través de un observatorio submarino que se instalará en la dársena de A Laxe, frente al edificio de Portocultura.

Según recordó, el Proyecto “Living Ports” logró este año el conocido como “Óscar al Medioambiente” en la categoría a las mejores infraestructuras verdes, reconocimiento que se suma al ya recibido por “Peiraos do Solpor” en 2020, aunque esta vez en la categoría de integración puerto-ciudad.

El proyecto “PuertAlMar” busca la sensibilización y recuperación de áreas alteradas en entornos marítimo-portuarios. En este plan, el Puerto pretende poner en valor la biodiversidad marina, conservar los ecosistemas portuarios y hacer de ellos una herramienta de disfrute por parte de la ciudadanía.

Durante la ejecución del proyecto, se diseñaron e instalaron diferentes estructuras para facilitar la restauración de zonas litorales afectadas por infraestructuras portuarias y se monitorizaron durante 12 meses. Los resultados permitieron evaluar el diseño de las estructuras desarrolladas por la Universidad de Vigo. Se fijaron 187 especies, lo cual representó una captura de CO2 superior a 6Kg por metro cuadrado.