Al igual que otras ciudades europeas, Vigo avanza hacia la prohibición de los vehículos más contaminantes en el centro de la ciudad. Según informó hoy el alcalde, Abel Caballero, la junta de gobierno aprobó esta mañana la participación de la ciudad en la segunda convocatoria del Ministerio de Transportes de ayudas a municipios para la implantación de zonas de bajas emisiones (ZBE) y la transformación sostenible del transporte urbano.

Dentro de las actuaciones de tipo I, aquellas que recogen inversiones para la implantación de ZBE, el Ayuntamiento elaboró una propuesta en la que se delimita una superficie de más de 67 hectáreas en las que se va a restringir la circulación de los vehículos más contaminantes dividiéndola en cuatro áreas.

  • Zona Centro: delimitada por el perímetro interior de las calles Cánovas del Castillo, García Olloqui, Plaza Compostela, Colón, Urzáiz, Magallanes, Gil, Ronda Don Bosco, Paseo de Granada, Cachamuiña, Falperra, Pi y Margall, Llorente, Santa Marta, Conde de Torrecedeira, Gaitero Ricardo Portela, San Francisco, Berbés y Avenida de Beiramar (400.000 m²).
  • Zona Plaza de Portugal: delimitada por el perímetro interior de las calles Uruguay, República Argentina, Cervantes, Urzáiz, Lepanto y Alfonso XIII (37.800 m²).
  • Zona Bouzas: delimitada por el perímetro interior de las calles Paseo Paz Andrade, Eduardo Cabello, Simancas, Camilo Veiga y avenida Atlántida (170.000 m²).
  • Zona Calvario: delimitada por el perímetro interior de las calles Jenaro de la Fuente, Urzáiz y Gregorio Espino (64.000m2).

La puesta en marcha de esta iniciativa tiene un importe de 5.452.100 euros, de los que se solicitarán 4.055.281 euros al Gobierno por fondos europeos.

La elección de estas zonas viene determinada, según explicó el alcalde, por criterios como la densidad de población y de intensidad, contaminación acústica, alternativas de alta capacidad a los itinerarios de la zona y escasa cercanía a zonas verdes. El objetivo es mejorar la calidad de vida del vecindario.

Cámaras para controlar

Respeto de los puntos de control de las zonas ZBE, se instalarán cámaras en los puntos de acceso y salida y, con la aplicación de algoritmos matemáticos de Inteligencia Artificial, se obtendrán los datos del vehículo (matrícula, marca, modelo, color, nacionalidad, categoría, tipo) con los que se puede determinar el nivel de emisiones de los vehículos. Los puntos de acceso estarán equipados con cámaras de control y los elementos de conectividad necesarios para centralizarlas.