BLACK FRIDAY 50% Dto + 1mes Gratis Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La venta de estufas de combustibles alternativos se dispara un 50% en busca de ahorro energético

Empresas de la ciudad constatan que la demanda se ha duplicado en el caso de las de leña y ha crecido hasta un 40% en las catalíticas y las de pellets | Los radiadores de calor azul de bajo consumo también suscitan interés

El gerente de Garciventa, José Vila, mostrando las diferentes estufas más demandas. // Ricardo Grobas

La desorbitada escalada en los mercados internacionales de los precios del gas y la electricidad, que en la jornada de ayer registró un incremento del 77%, así como el fuerte impacto de la inflación en la economía doméstica y la sensación de miedo e incertidumbre que se ha extendido entre la población general ante el arranque de la temporada de otoño e invierno están provocando una búsqueda “desesperada” de fórmulas para lograr una rebaja en la factura energética. Prueba de ello son las cifras de ventas que ya se están alcanzando en las diferentes empresas de la ciudad que comercializan “calefacciones” de combustibles alternativos, y es que la facturación de estufas y calentadores se ha disparado hasta un 50%.

Es el caso de la firma viguesa Materiales de Construcción Fernando Alonso, desde donde aseguran que “en lo que más hemos notado un importante incremento de ventas es en las estufas y en las cocina de leña. De momento, ya podemos decir que con respecto al año pasado hemos vendido el doble”. Si bien también afirman que están constatando una elevada demanda de estufas de pellets, lo cierto es que dicho incremento de peticiones no se traduce en ventas, ya que, según explican, “estamos teniendo importantes problemas de suministro de pellets, porque está carísimo”, indican.

Gran parte de la demanda proviene de personas que viven en pisos

decoration

Ofrecen un alto rendimiento a la hora de calentar la casa sin repercutir de manera negativa en el bolsillo, permitiendo un “importante ahorro económico”, por lo que en el centro comercial de construcción y electrodomésticos Garciventa ya se han convertido en uno de los productos más requeridos en los últimos meses. El gerente de estas instalaciones, José Vila, comenta que “las ventas de las estufas catalíticas, de leña y de pellets se han incrementado entre un 30 y un 40% con respecto al año pasado. Esta es una demanda que ya venimos notando desde principios de verano. En el caso de las estufas catalíticas, el ahorro es importante, tal y como está la luz, porque el combustible que necesita es butano y una bombona es más económica y dura bastante”.

Estufa de pellets, a la venta en la tienda de Vapormatra Alba Villar

Rebaja en la factura

José Vila comenta que este tipo de estufas alcanzan en el mercado un precio aproximado de unos 100 euros. Si se tiene en cuentan el coste actual de la luz, que en la jornada de ayer ascendió hasta los 160,57 euros/MWh, experimentando un aumento del 77% con respecto al pasado domingo, la rebaja en la factura energética es considerable puesto que el gasto en una bombona de butano a día de hoy se sitúa en unos 20 euros y, dependiendo del uso o del tiempo necesario para calentar las estancias, puede llegar a tener una duración de hasta 15 días.

El responsable de Garciventa también hace referencia a que los consumidores suelen interesarse por los denominados radiadores de calor azul, aunque en menor medida. Este sistema de calefacción consiste en la instalación de emisores térmicos comunes de bajo consumo, cuyo funcionamiento es más eficiente que el de los radiadores tradicionales al generar mucho más calor en un menor período de tiempo. Así, Vila señala que “la principal ventaja es que llevan incorporado un termostato y cuando alcanza la temperatura deseada se apagan, no son como los tradicionales, que consumen constantemente. Es otra alternativa, pero al final se sigue necesitando la electricidad”.

Con respecto a la demanda de estufas de pellets, en BricoCentro reconocen que todavía no han detectado un aumento considerable y apuntan que “lo fuerte llegará a partir de octubre”, mientras que en Vapormatra explican que “las ventas están siendo las mismas, pero lo que sí detectamos es que hay mucha demanda de información porque la gente está desesperada por encontrar formas para ahorrar en la factura de la luz, independientemente de que el precio de los pellets haya aumentado, porque en relación al precio que tiene hoy en día la luz sigue compensando”.

Estufa de pellets, en la tienda de Vapormatra Alba Villar

Los pellets constituyen la alternativa sostenible a la leña, puesto que se trata de un combustible de biomasa granulado, renovable y de fácil acceso. En el último año, los pellets han doblado su precio y en la actualidad un kilo ronda los 0,40 euros y produce unos cinco kilovatios. A diferencia que Materiales de Construcción Fernando Alonso, desde Vapormatra hacen un llamamiento a la “calma” y aseguran que “no estamos teniendo ningún tipo de desabastecimiento, lo que ocurre es que se han incrementado los precios y ahora un saco de pellets te cuesta casi ocho euros, cuando antes lo comprabas por cuatro. Además, lo que está pasando en el sector es que desde España y Portugal se está exportando mucho este combustible a países como Alemania y repercute en el mercado nacional”.

“Desesperación” entre residentes en pisos ante un reducido abanico de opciones

Recortar los gastos al máximo se está convirtiendo en una prioridad para muchas familias ante un escenario en el que la inflación golpea al poder adquisitivo, y esta es una realidad que están constatando las empresas de ventas de estufas y combustibles alternativos, especialmente entre los vigueses y viguesas que residen en pisos. Desde Vapormatra comentan que “la gente está desesperada por hacer un cambio en los sistemas de calefacción y muchas personas llegan preguntando por estufas de pellets para instalarlas en los pisos, pero es que no pueden, porque para este tipo de estufas habría que realizar un tiro en la fachada y las comunidades eso no lo permiten. En ciudad, tan solo sirven para áticos o casas, por lo que para los pisos, las únicas alternativas que podemos ofrecer son radiadores eléctricos de calor azul, estufas de gas o la otra opción es una caldera comunitaria”.

Este perfil de cliente es el que también se ha incrementado en el centro comercial Garciventa, desde donde su gerente, José Vila, destaca que “hay mucha demanda entre las personas que viven en pisos y acuden a buscar alternativas e información sobre estufas de pellets, aunque se haya disparado su precio con respecto al año pasado, pero es que este sistema necesita una salida al exterior y en las comunidades de vecinos no se permite. En nuestro caso, las opciones que les damos son las catalíticas o los radiadores de calor azul”.

Principales diferencias



Estufas de leña

Alcanzan un precio de entre 300 y 1.500 euros. El metro cúbico de eucalipto ronda los 80 euros y el de carballo los 100

Pellets 

Entre 600 y 2.000 euros. El combustible ha doblado su precio en el último año y, hoy en día, un saco puede costar 8 euros

Catalíticas

Su precio se sitúa en el mercado entre los 100 y 200 euros y la bombona de butano tiene un coste de 19,55 euros

Radiadores de calor azul 

Su coste oscila entre los 100 y 500 euros. Generan más calor en menor tiempo, consumiendo menos que los tradicionales

Compartir el artículo

stats