Un agente de seguros aceptó esta mañana en la Audiencia de Vigo una condena de dos años de prisión por el quebranto a la aseguradora en la que trabajaba de 141.000 euros. El acuerdo entre las acusaciones y la defensa supuso una notable rebaja de la pena: el acusado abonó de forma previa a la vista parte del dinero defraudado y ahora deberá pagar en plazos bimensuales, hasta marzo de 2025, los algo más de 85.000 euros que restan. Por esta entrega, se le aplicó una atenuante muy cualificada de reparación parcial del daño causado.

Suspensión de la pena de prisión

El agente asumió la autoría de un delito continuado de falsedad en documento mercantil y de otro también continuado y agravado de estafa. Para el pago de la cuantía de la indemnización que resta por abonar figuran como avalistas sus padres y está también la garantía de un inmueble ubicado en Poio. La condena de cárcel se le suspende por un plazo de tres años condicionado a que entregue dicha responsabilidad civil. El tribunal dictó sentencia in voce y la condena ya es firme.

Los hechos se desarrollaron, según el escrito fiscal, entre 2010 y 2018 estafando supuestamente a una veintena de clientes aportando información ficticia y que no se correspondería con los datos reales.