El navegante descendiente de gallegos Manuel Pardi llegó ayer al Naútico de Vigo a bordo de su velero Pequod, restaurado para completar la última travesía de su particular Camino azul: viajar desde la Antártida a Santiago de Compostela. Partiendo desde Buenos Aires, y tras culminar la Antartida, sus anteriores escalas fueron en Montevideo, en Río de Janeiro, en Recife y en Horta de Azores. El puerto de Baiona fue, junto al de Vigo, su parada en las Rías Baixas.