Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los cambios por la nueva ley dejan a miles de alumnos sin algún libro en el inicio de curso

Las editoriales comunican que se retrasarán hasta un mes con algunos títulos | Afecta a los estudiantes de los cursos impares, en los que ha cambiado el temario | Los precios de las publicaciones suben entre 3 y 4 euros

Una familia recoge sus libros de texto en la librería Cativos. / ALBA VILLAR

Una parte importante de los alumnos regresarán a las aulas sin todos los libros del nuevo curso en sus mochilas. Las familias se están encontrando estos días que no han llegado a las librerías todos los títulos que habían reservado. Esta situación afecta a los cursos impares, aquellos en los que se aplicará la nueva legislación educativa, la Lomloe. Son miles de niños. Las editoriales están teniendo problemas para llegar a tiempo con las recientes adaptaciones curriculares.

En las librerías con material educativo no tienen un segundo de descanso estos días. Los establecimientos están llenos de familias que han reservado los libros en el mes de julio y otras que lo han dejado para el último momento. Y la mayoría de las que tienen niños en cursos impares se están encontrando con el mismo problema: faltan libros.

La Consellería de Educación ya advirtió en abril que la “tardanza” del Ejecutivo central en publicar en el Boletín Oficial del Estado (BOE) los nuevos temarios –15 meses desde la aprobación de la ley– le haría trabajar contrarreloj para adaptarlos a la comunidad –puede modificarlos hasta en un 50%– y el curso escolar comenzaría sin los decretos publicados, por los trámites administrativos que requieren –de entre 6 y 7 meses desde que esté la normativa estatal, por lo que se espera para las primeras semanas de clase–. Sin embargo, los borradores de los currículos ya fueron puestos a disposición de todos los interesados entre mayo y junio. Las editoriales trabajan ahora sobre estos textos provisionales, aunque no se esperan grandes cambios. Los retrasos se están produciendo en todas las comunidades autónomas.

Una familia recoge sus libros de texto en la librería Cativos ALBA VILLAR

“¿Que algunos van a empezar las clases sin libros? Sí, seguro”, sostiene Cristina Lamas, de la librería Cativos. Cuenta que, a día de hoy, “faltan muchos libros” y hay incertidumbre sobre la fecha de edición: algunas se están incumpliendo y en otros casos ni se dan.

“As familias chaman todos os días para saber cando chegan”

decoration

“As familias chaman todos os días para saber cando chegan”, cuenta Beni Bermúdez del Espazo Lector Nobel O Calvario, que les pide “un pouco de paciencia”. Ya han empezado a advertir que los libros nuevos están tardado, pero cree que la mayoría llegarán a lo largo del mes de septiembre.

La información que le han trasladado desde las editoriales a la Librería Vigo es que estarán disponibles a mediados de septiembre, explica Miriam Domínguez, que ve a los padres “tranquilos”. “Lo entienden como algo normal por los cambios”, explica. Y porque sus hijos no van a ser los únicos en esa situación en clase. Mientras tanto, los profesores tendrán que buscar otras alternativas.

“Pasa todos los años, sé que en la primera semana de septiembre las editoriales se ponen las pilas”

decoration

En cambio, en la librería Mendinho son más positivos: “Pasa todos los años, sé que en la primera semana de septiembre las editoriales se ponen las pilas”, apuesta Mar Fernández. El mayor cambio que ella ha observado este año es el alza de los precios por la subida del precio de la energía y las materias primas. “Están desorbitados, a mí hasta me da vergüenza decir algunos precios, que los marcan las editoriales”, relata y calcula que subieron entre 3 y 4 euros de media. A grosso modo, los libros superan los 40 euros y los cuadernillos rondan los 25.

“Que lo hagan con tiempo”

“Pagamos mucho dinero por los libros y que no vayan a poder disponer de alguno de ellos durante el primero de diez meses, no me parece correcto”, sostiene Ester del Monte Millán, una de las madres que ayer acudió a recoger los libros que había encargado a principios de verano y por los que pagarán entre 350 y 400 euros. Se encontró con que no estaban todos. Uno de los cuadernillos que necesita su hijo no está previsto que llegue hasta el 23 de septiembre. “Comentándolo en un chat con otros padres, estamos todos igual y en el colegio, que también los vende, tienen el mismo problema”, cuenta. Vaticina gastos en otros materiales. “Si deciden cambiar los contenidos, que lo hagan con tiempo”, reclama.

Compartir el artículo

stats