Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los comerciantes de Teis plantan cara al pis canino

Reparten en los establecimientos botellas para que los dueños de las mascotas limpien los orines y evitar así malos olores

Una vecina utiliza el espray para limpiar los orines de sus mascotas en Sanjurjo Badía. Marta G. Brea

Es un problema general de varios barrios de la ciudad, y Teis ha querido empezar una prueba piloto para concienciar a los vecinos. Históricamente, los comerciantes de la zona, cuando llegan a sus negocios por la mañana, se encuentran con orines y excrementos de perros en los portales y se ven obligados a limpiarlos con las molestias que obviamente esto provoca. La asociación de comerciantes de Teis lanzó una campaña de concienciación ciudadana a nivel informativo, y aunque la situación mejoró de forma sensible, no fue suficiente. “Decidimos dar un paso más allá y nos pusimos en contacto con la concejalía de Medio Ambiente para ver qué podíamos hacer para poner fin a este problema. Ya no era solo un tema de suciedad, sino el mal olor que había en el barrio”, explica Roberto Giráldez, gerente de la asociación de comerciantes de Teis.

Precisamente, el problema de los olores se ha agravado desde que los servicios de limpieza municipales no baldean las calles como una de las medidas tomadas para ahorrar agua debido a la sequía por la falta de lluvias durante este verano. También especialmente complicada fue la situación vivida durante las pasadas navidades, cuando la asociación de comerciantes regaló a las tiendas asociadas una gran alfombra roja para extender en las entradas de los establecimientos y a los pocos días se llenaron de orines de perros, generando unos olores absolutamente “insoportables” en la principal arteria de Teis, Sanjurjo Badía.

Por eso la solución acordada entre la asociación y el Concello fue el reparto en los comercios del barrio de más de mil botellas plegables reutilizables que se pueden llenar de agua y mezclar con vinagre, jabón o desinfectante y que desde las tiendas están repartiendo a los dueños de los perros para que, después de que sus mascotas orinen en la calle, rocíen con esta sustancia el pis para limpiarlo y eliminar así los malos olores posteriores Tienen capacidad para medio litro y cuentan con dispositivo a modo de espray.

“Estamos muy contentos con la respuesta ciudadana a esta iniciativa. Prácticamente hemos acabado las botellas que nos ha dado el Concello y otras asociaciones de otros barrios se han interesado por esta iniciativa porque también tienen los problemas con los orines de los perros en los portales de los negocios”, explica Roberto Giráldez. La buena acogida es tal que la publicación en las redes sociales de la asociación de comerciantes de Teis en la que explicaban el reparto de estas botellas para hacer frente a los orines de las mascotas fue la más vista y con más interacciones en la historia de la entidad.

Precisamente el alcalde de Vigo, Abel Caballero, informaba ayer sobre esta iniciativa piloto que se está desarrollando en Teis y llama a la colaboración ciudadana. “Conviene que empecemos a tomar medidas de higiene. La inmensa mayoría cumple”, apuntó, recordando además que es obligación de los propietarios de las mascotas recoger las deposiciones de la calle y, sino lo hacen, puede significar una multa.

En la ordenanza municipal que regula la protección y tenencia de animales en Vigo, se especifica que “las deposiciones” de lo perros “serán recogidas por sus propietarios” y que se colocarán “de forma higiénicamente aceptable” en los “contenedores de basura o en los lugares que la autoridad municipal destine expresamente para el efecto”. Y esto último es lo importante, ya que se excluyen las papeleras como lugar donde dejar los excrementos: “Queda prohibido depositarlos en papeleras públicas o en las entradas de red de los sumideros”, precisa la regla. Aquellos que no lo hacen y son “pillados” por la Policía deben pagar una multa de 150 euros. Poco importa si las deposiciones están en la acera de una calle céntrica o en un parque de las afueras. Además, también se podría sancionar de forma económica por llevar a un perro suelto, sin correa, salvo en aquellas zonas que estén específicamente delimitadas para ello.

Hay que recordar que Según el Registro Gallego de Identificación de Animales de Compañía (REGIAC) en la ciudad hay un total de 50.945 mascotas censadas, una cifra que no ha dejado de crecer en los últimos años. Según estos datos de la Xunta, los perros son los grandes dominantes con 45.763 inscritos; un 47% más que hace cuatro años. Incluso si tenemos en cuenta los perros de raza potencialmente peligrosa encontramos 1.928 en estos registros. En Vigo, por cada niño menor de 10 años hay dos perros.

A esta tendencia no son ajenas los negocios. Por ejemplo, cada vez son más los centros comerciales, tiendas, cafeterías, hoteles y restaurantes que permiten a los clientes entrar con sus mascotas.

Compartir el artículo

stats