Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vigo se convierte en capital del Parlamento Europeo Juvenil

Alrededor de 170 estudiantes de todo el continente se reúnen para elaborar propuestas consensuadas sobre los grandes problemas del mundo contemporáneo

Foto de familia de todos los estudiantes y de la organización en las instalaciones de la UIE.

Unos 170 estudiantes universitarios llegados de todas las partes del mundo acaban de aterrizar en Vigo. ¿Su misión? Tratar de ofrecer una respuesta consensuada a los grande temas que atraviesan las conciencias de las sociedades contemporáneas. Ese es el objetivo que les ha propuesto el Parlamento Europeo de la Juventud (EYP por su nombre en inglés) para el primer Foro Universitario Internacional Ibérico que se celebra estos días entre Vigo y Braga.

El EYP es una organización creada por estudiantes con el objetivo de dar voz a la juventud europea y fomentar el pensamiento crítico y la libertad de expresión e intercambio de ideas entre ellos. Se define como no partidista y sin fines de lucro y aseguran facilitar el aprendizaje de habilidades sociales, políticas y de comunicación.

¿Pero qué es lo que hacen en concreto? El intercambio de ideas es el fundamento, pero se han dividido en varios grupos de trabajo. Cada uno, compuesto por una decena de estudiantes, trata cada uno de estos temas que más preocupan en la opinión pública de la Unión Europea: las implicaciones del desarrollo de la inteligencia artificial; la memoria histórica como motor de construcción de las sociedades del futuro; la desigualdad de condiciones materiales en todo el mundo; los sistemas de transporte y sus industrias adyacentes; la preservación de la biodiversidad y el cuidado del medio ambiente; o los procesos migratorios dentro y fuera de la Unión Europea.

Uno de los jóvenes más proactivos es Javier Quevedo, que lleva implicado en este organismo desde que tenía quince años y ahora, con los dieciocho recién cumplidos y a punto de entrar a estudiar Medicina en la Universidad Complutense de Madrid, ha dado el paso al ámbito de las relaciones internacionales: “Los debates ahora son más complejos. Es emocionante tratar temas de tanta actualidad y qué van a marcar el rumbo de la sociedad”, argumenta. Quevedo, natural de Chiclana de la Frontera (Cádiz) ha visto un salto cualitativo en los debates al compararlos con los que había tenido hasta ahora en los foros estatales: “Ahora entra un factor muy importante en juego y es que somos alumnos de cuarenta países diferentes. Antes las opiniones entre ciudadanos de un mismo país eran, más o menos, similares. Aquí, cada uno viene de un contexto totalmente diferente y eso influye y enriquece el debate”. De hecho, Quevedo reconoce estar conmovido por las historias que les cuentan algunos de los compañeros procedentes de Ucrania en relación a la guerra.

Este estudiante concluye: “Es una oportunidad como ciudadano para expresar tus propias ideas. Sientes que estás haciendo algo útil por tu país, por Europa y por el mundo”.

Y es que estos grupos de discusión no se quedan en algo etéreo, sino que de cada uno de ellos salen propuestas concretas para abordar cada una de las problemáticas. “Cada comité emite unas resoluciones por área temática y luego las enviamos a las delegaciones de Portugal y España de la Comisión Europea para que las tengan en cuenta. Se trata de proponer acciones”, explica Anastasia Zhuchkova, vicepresidenta de Asuntos Externos del Parlamento Europeo de la Juventud en España. Y prosigue: “Queremos fomentar al máximo su espíritu crítico, ayudarles a erigirse como ciudadanos activos a la vez que se forman en relaciones internacionales y valores democráticos”.

Precisamente son esos valores éticos los que han llevado a la Universidad Intercontinental de la Empresa –la universidad privada gallega promovida por Abanca– a ser la principal patrocinadora y también huésped: “Todavía no hemos arrancado nuestro primer curso y ya estamos acogiendo un evento académico de alcance internacional”, argumenta Begoña Jamardo, coordinadora internacional de la UIE. Para ello, han abierto sus instalaciones de la avenida de Madrid y contratado personal: “Hacemos una apuesta porque nuestros alumnos tengan la mirada puesta en Europa desde el primer curso, pero también queremos que llegue antes, desde los colegios incluso”, remata Jamardo.

Compartir el artículo

stats