Gran Vigo

La potabilizadora de O Casal arrancará las pruebas en abril

La planta, con una inversión de 22,8 millones, avanza “en tiempo y forma” | Su potencia pasará de 900 litros por segundo a 2.200

Víctor P. Currás

Víctor P. Currás

La nueva planta potabilizadora de O Casal alcanza el ecuador de sus construcción “en tiempo y forma”. El alcalde de la ciudad visitó este jueves las nueva ETAP situada en la calle Cantabria para comprobar los avances de una obra “de gran coordinación y complejidad” ya que se realiza mientras continúa en funcionamiento la actual.

Al término de la visita, Abel Caballero confirmó que las nuevas instalaciones “entrarán en pruebas con el nuevo sistema de funcionamiento en abril del próximo año”, concretando aún más el horizonte de la primavera para el remate de los trabajos.

No obstante, el funcionamiento por completo no llegará hasta el otoño, cuando la “altísima tecnología” de microfiltros logre bombear hasta 2.200 litros por segundo hacia los concellos del área de Vigo; superando ampliamente los 900 actuales y los 1.500 de la primera fase.

El regidor destacó la “altísima calidad” de este agua, traída de la presa de Eiras, aunque señaló nuevamente a la Xunta por los retrasos a la hora de conceder los permisos necesarios ya que “en este momento ya estaría acabada y en funcionamiento”. Caballero señaló que llegaron a solicitar más documentación en cuatro ocasiones entre marzo de 2020 y julio de 2021.

Pese a la premura en las respuestas, cree que desde el ejecutivo autonómico “se esmeró en poner dificultades sabiendo lo que suponía” al dilatar en el tiempo sus peticiones.

La nueva planta cuenta con un presupuesto de 22,8 millones de euros que será abonado directamente por Aqualia sin repercutir en los costes de la factura de los vigueses.

Actualmente la planta bombea unos 21 millones de metros cúbicos de agua al año, siendo el 16% para 90.000 habitantes de otros concellos, principalmente en Moaña y Cangas pero también en Redondela, Mos y O Porriño.

Caballero reconoce que dichos consistorios no podrían financiar una obra de este calibre, aunque cree que la Xunta “podría y tendría que haber pagado una parte de esta obra” al ser supramunicipal. Al mismo tiempo, reclamó nuevamente la toma de emergencia entre los ríos Oitavén y Verdugo, asegurando que “el presidente de la Xunta a efectos de sequía en esta ciudad es el alcalde de Vigo, y en los ayuntamientos de al lado también”.

El PP critica la prórroga de la concesión

Por su parte, el portavoz del Partido Popular en el Concello ha criticado que “el agua es una concesión que el alcalde ha prorrogado dos veces hasta 2025, cuando se tenía que haber terminado hace cinco años”.

Alfonso Marnotes aseguró que la potabilizadora “tenía que estar terminada hace muchos años” y lamenta que no se hayan empleado fondos europeos para la obra ya que “abarataría la tarifa a la mitad”. Además, el concejal popular recordó que según la OCU es “la más cara de Galicia”.