Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La inflación ya se vive en las comunidades de vecinos viguesas: aluvión de impagos de cuotas

Administradores advierten de un incremento de la morosidad de los propietarios en pleno verano | A los que no pagan se les veta el acceso a la piscina o a zonas verdes

En un momento como el actual en el que la población se enfrenta a un encarecimiento desproporcionado de la cesta de la compra, la gasolina, la factura de la luz, la vivienda y de prácticamente todos los servicios, muchas personas se ven abocadas a tener que recortar gastos e incluso a dejar de abonar algún pago. Y algunos han decidido que, a la hora de priorizar, es preferible por ejemplo no pagar la cuota de la comunidad de vecinos que la letra del coche o la hipoteca. Distintos administradores de fincas de Vigo certifican un fenómeno que se esperaba a finales de año pero que se ha adelantado ya a este agosto: el aluvión de impagos de cuotas por parte de los propietarios y cuya justificación precisamente tiene que ver con la situación de incertidumbre actual económica que tanto preocupa a las familias.

“La morosidad se ha disparado y esto afecta a las cuentas de la comunidad. Hay que valorar el motivo impago, la posible causa, pero lo cierto es que cuando se van acumulando, las cuentas se resienten”, asegura un administrador de fincas de Vigo, que prefiere no revelar su nombre porque no quiere que los edificios que gestiona se den por aludidos.

Hay que recordar que cuando uno o varios propietarios no pagan las cuotas correspondientes, es el resto de los vecinos el que tiene que hacer frente a esos pagos porque los servicios tienen que seguir funcionando. El ascensor, la limpieza y la iluminación de las zonas comunes, el pago del gas en caso de haber calefacción central, las derramas, el mantenimiento, el portero... Son cuantías que tiene que abonar la comunidad en su conjunto independientemente de que alguno de los propietarios no pueda hacer frente a estos gastos. O no quiera.

Un vecino entra en un edificio de viviendas de la ciudad. / ALBA VILLAR

Un vecino entra en un edificio de viviendas de la ciudad. / ALBA VILLAR

La última reforma de la ley de propiedad horizontal impulsada por el Gobierno busca precisamente dotar a las juntas de propietarios de más herramientas para hacer frente al impago de las cuotas por parte de los vecinos morosos, agilizando las reclamaciones y pudiendo adoptar medidas disuasorias, como la de prohibir temporalmente el uso de servicios comunes como pueden ser instalaciones deportivas o piscinas. Tampoco salones de uso común para la celebración de cumpleaños, las zonas verdes o el gimnasio.

Basta con que se apruebe por mayoría simple en junta de propietarios. Y en Vigo ya se está privando a muchos de esos vecinos morosos de varias comunidades de propietarios en el uso de esas instalaciones comunes como piscinas o zonas verdes. Eso sí, los elementos susceptibles de ser vetados no pueden ser esenciales para la habitabilidad de la vivienda, es decir, no se puede prohibir al vecino el acceso al garaje o el uso del ascensor del edificio.

Las cuentas de varios edificios se encuentran ya con “telarañas”

El Colegio Oficial de Administradores (Coafga), ya alertaba a comienzos de este año de un incremento de la morosidad en las comunidades de propietarios, un hecho que atribuían por aquel entonces al incremento sostenido de los precios del gas y la luz y a las derramas realizadas para poder pagar las facturas. La entidad reclamó constantemente medidas urgentes para bajar los precios y la posibilidad de que las comunidades de propietarios puedan acogerse al mercado regulado del gas para optar a tarifas más competitivas. Las comunidades con calefacción centralizada se consideran grandes consumidores, por lo que solo pueden contratar el suministro de gas en el mercado libre, no pudiendo elegir del regulado, que es más flexible.

Al respecto, los administraciones recuerdan que, como ocurre con la electricidad, existe un mercado libre y otro regulado al que únicamente, en el caso del gas, pueden acceder los pequeños consumidores –particulares– o los que accedan a las redes de gas con un consumo máximo de 50.000 kWh anuales. Pero las comunidades de propietarios, apuntan no podrán optar a esta tarifa, porque obligatoriamente tienen que vincularse al mercado libre ibérico del Gas (MIBGAS), con precios muy por encima de los establecidos por el Gobierno para el mercado regulado.

Los administradores aconsejan blindar las viviendas en verano

El Colegio Oficial de Administradores de Fincas de Galicia (Coafga) aconseja blindar las viviendas y negocios durante las vacaciones de verano para evitar posibles robos y okupaciones. Estos gestores aseguran que los pisos y locales vacíos provocan un efecto llamada para ladrones y asaltantes, que aprovechan la falta de vigilancia y la ausencia de residentes y trabajadores para entrar en los inmuebles. Para evitar que estos hechos se produzcan, los administradores ofrecen una serie de recomendaciones a los propietarios.

En primer lugar, consideran que es importante colocar puertas de seguridad en viviendas y cerraduras “antirresbalón”. Las puertas más seguras son las acorazadas, con toda la estructura interna, así como el cerco, en acero, aunque son también las más caras.

Compartir el artículo

stats