Los testigos del accidente que se produjo esta tarde en Vigo no lograban entender qué le pasaba al conductor que, sobre las cinco de la tarde, impactó contra otro coche que estaba aparcado en la calle Ecuador, esquina calle México.

Según el atestado policial, el hombre, de 40 años y vecino de Salvaterra, conducía un Opel Astra cuando realizó una maniobra errática que le llevó a chocar con este vehículo, al que después siguió golpeando para intentar zafarse de él.

"Según comentaron los que vieron el accidente, el conductor realizó unas maniobras extrañas que causó varios golpes al otro coche estacionado, y aunque le intentaban advertir, no hacía caso", comentan desde la Policía Local de Vigo, que enseguida mandó una patrulla al lugar.

Después de este primer accidente, el joven conductor se dirigió en sentido contrario hacia la calle Vazquez Varela, por la siguió su trayectoria errática en sentido descendente -también prohibido- mientras otros coches subían. Finalmente, colisionó de frente contra uno de ellos, conducido por una mujer, que por alcance, dañó a otros dos vehículos estacionados en un choque en cadena. Ninguna de las personas implicadas en el siniestro sufrió ningún daño.

"En ese momento, ya paró, porque le saltaron los airbags", apunta el agente al mando de la Policía. Al bajar del coche, comprobaron que "se mostraba algo desorientado" y sin ser muy consciente de lo que estaba pasando. "Se le practicó la prueba de alcohol y drogas y dio 0,0%, así que contactamos con la propietaria del vehículo, que era una prima del joven, y al llegar declaró que su familiar padecía de ataques epilépticos, pero que no los sufría desde hacía tiempo".

Según la Policía, se han iniciado las gestiones para determinar si se le retira el permiso de conducir.