Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vigo se reafirma como la capital gallega del Sol

La ciudad registra el mayor número de horas de luz durante el mes de julio de toda Galicia, casi cien más que A Coruña

Puesta de sol desde el monte Alba, con un manto de niebla sobre Vigo

Que las Rías Baixas cuentan con el mejor clima de toda Galicia no es ningún secreto. Sin embargo, según los datos consolidados de MeteoGalicia, Vigo fue, además, la zona que más horas de luz solar recibió durante el mes de julio. A quién lo haya vivido en primera persona no le sorprenderá. De hecho, los medidores de la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda solo registraron en la ciudad un día de lluvia y, para eso, apenas llovió 0,6 litros por metro cuadrado.

Y es que Vigo sumó el mes pasado nada menos que 369 horas de luz solar. Esto es el equivalente a algo más de dos semanas ininterrumpidas de Sol. Aunque la medida no ha superado los récords históricos, sí que ha aumentado la cantidad de luz si se compara con el mismo mes del año pasado: aumentó un 32,5%.

Aunque en la ciudad hay dos medidores de luz solar, la diferencia entre ellos apenas es de seis horas. Uno, el empleado a fondo para este reportaje, está ubicado en el campus y el otro esta colocado en terrenos del Porto de Vigo.

La diferencia de los datos meteorológicos de este verano entre norte y sur es abismal. El medidor más cercano a la ciudad de A Coruña está en Punta Langosteira, en la dársena exterior de su puerto. Allí, el registro de la consellería del ramo apunta 278 horas de luz, casi cien menos que en Vigo. De hecho, el apodo de la ‘ciudad del viento’ también se fundamenta en los datos de MeteoGalicia. Mientras que en el Campus de la Universidade de Vigo la mayor racha de viento fue de 48 kilómetros por hora, en Punta Langosteira fue de casi el doble, 88 kilómetros por hora.

Otra de las curiosidades que se desprende del informe mensual sobre meteorología de la Xunta es que la segunda ciudad gallega con más horas de luz es Santiago de Compostela, que sigue de cerca a Vigo con 344 horas de Sol registradas en la estación ubicada en el barrio de San Lázaro. También Ourense registró significativas ratios de luz solar: 337 horas en total durante el mes de julio. Lejos se quedan Pontevedra, con 300 y, cerrando la lista, Lugo, con el menor número registrado en las inmediaciones de su campus universitario: 238 horas de luz.

Simón Espinosa

La insolación meteorológica

Otro indicador relevante es la insolación, la proporción de horas de sol sobre las de luz. O, lo que es lo mismo, el tiempo durante el que sol permaneció por encima del horizonte. El porcentaje de insolación en el campus de la ciudad el mes pasado fue del 80%, mientras en Punta Langosteira se quedó dieciséis puntos por debajo (64%), en la estación San Lázaro de Santiago llegó al 74%, en Ourense al 73% y en Lugo apenas llegó al 53%.

Un mes muy cálido

En general, Galicia registró un mes de julio “muy seco” en lo que respeta a las precipitaciones y “extremadamente cálido” en cuanto a las temperaturas, con una onda de calor histórico entre los días once y quince, según concluye el avance del último informe climatológico de la Consellería de Medio Ambiente.

Según los datos de once estaciones meteorológicas representativas, la anomalía media de la temperatura para este mes fue de 2,7 grados. Las temperaturas máximas (+3,9 ºC) fueron extremadamente cálidas, mientras que las mínimas (+1,54 ºC) fueron muy cálidas. Tanto en las máximas como en las medias, la anomalía en julio fue la más elevada de la serie desde 1981.

También conviene destacar que entre los días mencionados de julio, Galicia vivió una ola de calor histórica ya que a la presencia de altas presiones al norte de la península Ibérica se añadió una DANA localizada entre la península y las Azores, que impulsó aire aún más cálido hacia el país.

Las temperaturas superaron en esos días los 40 ºC en muchos puntos de Galicia, destacando los 44 ºC registrados en Ourense en la tarde del día catorce. Además, esa tarde se produjo un Sistema Convectivo de Mesoescala. Un área de tormentas en el norte de Portugal disparó de manera súbita y rápida un área tormentosa del tamaño de Galicia que en menos de 4 horas dejó más de 6.000 rayos e imágenes históricas.

Sin rastro de lluvias

En el que respeta a las precipitaciones, la anomalía media, obtenida a partir de los datos de dieciséis estaciones meteorológicas representativas, fue un 66% inferior al valor climático normal, lo que hace que pueda considerarse este mes como “muy seco”, en palabras de los técnicos de MeteoGalicia.

Las lluvias fueron escasas en general y su reparto fue muy desigual porque la mayor parte de las precipitaciones tuvieron un carácter convectivo. Las más importantes sucedieron en la mañana del día tres y en la tarde-noche del catorce, pero no afectaron por igual a todas las comarcas. Algunos lugares quedaron con precipitaciones muy escasas o nulas y otros puntos se acercaron a la normalidad y fueron húmedos. De hecho, los valores más bajos tuvieron lugar en las comarcas de Vigo y O Condado, llegando localmente a no registrar precipitaciones.

Compartir el artículo

stats