Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Pasé página del accidente y este año iré a O Marisquiño”

Markel fue uno de los más de 400 jóvenes heridos en el derrumbe de As Avenidas, del que se cumplen cuatro años mientras continúa el pago de las indemnizaciones y con la causa judicial aún abierta

Markel, que resultó herido en el accidente de O Marisquiño de 2018, ayer, en As Avenidas. Marta G. Brea

Markel Márquez disfrutará este año de O Marisquiño, que arranca hoy y vuelve por todo lo alto. Este joven vigués fue uno de los más de 400 heridos en el accidente registrado en 2018 a causa del derrumbe del paseo de As Avenidas mientras se celebraba uno de los últimos conciertos de aquella malograda edición. Cuatro años después, confiesa que ya ha pasado página y que asistirá, por primera vez desde entonces, al festival urbano para acudir al espectacular descenso de bicicletas desde O Castro, a otras competiciones y quizá a algunos de los conciertos programados.

Mañana viernes se cumple el cuarto aniversario de un accidente del que todavía no hay resolución judicial. Fue durante el concierto del artista Rels B cuando la estructura de hormigón existente bajo el paseo de madera de As Avenidas quebró llevándose consigo a cientos de personas, algunas de las cuales terminaron en el agua. Markel, que entonces tenía 13 años, estaba allí acompañado por su madre. “Yo no vi a nadie saltando, como se dijo; nunca sentí peligro, simplemente de repente oí un crash y todo se fue para abajo”, recuerda esta mujer, Loreto Otazo. Ella y su hijo, afortunadamente, se quedaron sobre “dos o tres tablas” que resistieron al desplome. “Él acabó con las piernas colgando, afortunadamente solo sufrió heridas leves”, describe. Ella se cayó sentada y, en medio del caos inmediato derivado del derrumbe, una joven se desplomó sobre su pierna. “Sufrí un esguince de rodilla”, resume.

Esta madre afirma que tras el siniestro su hijo quedó bastante afectado y “traumatizado”, pero que a día de hoy ya ha superado lo ocurrido aquella noche del 12 de agosto de 2018. El chico, que hoy tiene 17 años, admite que aquello fue un “buen susto” y que desde entonces tiene especial respeto a las “pasarelas de madera”, pero remarca que él fue de los afortunados que no sufrieron heridas de consideración y que la peor parte se la llevó su madre por el esguince. “Para mí ese accidente es algo ya superado, por eso este año volveré a O Marisquiño, es un festival que me gusta, con el que disfruto”, confiesa.

Los que quedaron con secuelas graves siguen con médicos o rehabilitación

Como este joven, la mayoría de los que aquella noche estaban en el muelle han logrado sobreponerse a lo sucedido. “Salvo los que sufrieron las lesiones más severas”, puntualiza Julio López, portavoz de la plataforma de afectados que se puso en marcha a raíz del siniestro. “Los que tienen secuelas físicas graves siguen su travesía por el desierto, costeando los médicos y la rehabilitación”, lamenta.

Este hombre, padre de una joven herida en el derrumbe, concreta sobre el devenir judicial de la causa que lo relativo al pago de las indemnizaciones a los afectados está en una fase avanzada. “Una gran mayoría de los heridos, en torno al 70%, ya han cobrado”, afirma. El abono de las responsabilidades civiles, que continúa a día de hoy, empezó en septiembre del pasado 2021, una vez que el Juzgado de Instrucción número 3 de Vigo en el que recayó el procedimiento abriese hasta 260 piezas separadas, una por cada persona lesionada que decidió personarse judicialmente en la causa. La mayoría aceptaron las cuantías que están consignando las aseguradoras del Concello de Vigo y la Autoridad Portuaria, renunciando así a seguir adelante con la acción penal al considerarse resarcidos. La cantidad para cada afectado oscila entre pequeñas cuantías que no llegan a los 1.000 euros a cifras excepcionalmente más elevadas, como los 46.000 con los que fue indemnizada una chica que tuvo heridas severas.

Suerte

“Yo ya cobré y dejé el tema zanjado a nivel judicial, era algo que necesitaba”, afirma Ángela López, otra herida en el accidente. El siniestro le “machacó” literalmente el menisco de la rodilla derecha, algo que a día de hoy todavía le causa intenso dolor y, de hecho, en septiembre tiene una nueva cita con el traumatólogo. Lo sucedido frustró su aspiración de ser policía nacional o guardia civil. Pero esta joven de 23 años quiere hacer una lectura positiva de todo aquello: “Lo que nos ocurrió no fue mala suerte, todo lo contrario; las consecuencias pudieron ser mucho más graves”.

“Transcurrido ya tanto tiempo dudo que se depuren responsabilidades”

Julio López - Presidente de la plataforma de afectados

decoration

El accidente de As Avenidas dio lugar a una investigación penal impulsada por el Juzgado de Instrucción número 3 de Vigo –el que estaba de guardia aquella noche– que todavía sigue abierta. El procedimiento está ahora centrado en el pago de las indemnizaciones que se tramitan a través de esas 260 piezas separadas, pero, tarde o temprano, deberá haber una resolución que determine si sigue su curso de cara a juicio o, al contrario, procede el archivo.

Los informes periciales de este caso en el que se dio la condición de investigados a técnicos de Concello y Puerto pusieron el foco en la falta de mantenimiento y el “avanzado deterioro” de la estructura de hormigón. A la espera de lo que decida la jueza, fuentes jurídicas consultadas afirman que el hecho de que los heridos estén aceptando las indemnizaciones y renunciando con ello a ejercitar acciones legales juega en contra, en un delito de estas características como es el de lesiones por imprudencia, de que la causa penal prospere.

Una impresión que comparte la plataforma de afectados. “Nos hubiera gustado conocer a fondo quiénes tuvieron la responsabilidad de lo ocurrido, pero dudo que, pasado ya tanto tiempo, eso ocurra”, reflexiona Julio López. El portavoz de los heridos, eso sí, no tiene más que buenas palabras para Carlos Domínguez, Pity, alma mater del festival de O Marisquiño, que precisamente este año regresa a la primera línea tras el paso atrás que dio a raíz del derrumbe de 2018. “Quiero agradecer el interés que siempre mostró por nosotros; esta misma semana contactó conmigo para darnos ánimos”, concluye.

Compartir el artículo

stats