Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Solo 9 de los 545 pisos en alquiler cuentan con aire acondicionado

Los propietarios apuestan por retirarlos de las viviendas que lo tenían puesto y no instalarlos en las nuevas construcciones

Una vecina regula en su casa un aparato de aire acondicionado.

El mercado inmobiliario está sujeto a numerosas tendencias. Normalmente se habla de las más generales, como las subidas o bajadas de precios o el tipo de oferta que hay. Sin embargo, también hay pequeños detalles que pueden ser llamativos de la situación social o económica que se atraviesa en un determinado momento. Por ejemplo, según los últimos datos, de las 545 viviendas que hay disponibles para ser alquiladas en la ciudad, únicamente nueve cuentan con aire acondicionado. Solo uno de ellos además cuesta menos de seiscientos euros mensuales (concretamente 570), aunque apenas tiene cincuenta metros cuadrados. El resto son apartamentos y dúplex de una media de más de mil euros al mes.

Hay que tener en cuenta que el uso del aire acondicionado engorda la factura eléctrica del inquilino. El coste para el propietario se limita a la instalación. No obstante, según apuntan diferentes inmobiliarias, se está percibiendo una tendencia clara: los caseros están apostando por ir retirando las instalaciones de aire acondicionado de las viviendas que las tenían y no las están colocando en los pisos o apartamentos nuevos porque cada vez la demanda por parte de los inquilinos es menor. Tampoco los compradores es un servicio que estén pidiendo demasiado, conscientes de lo costoso de su mantenimiento. Y es que hay que tener en cuenta que su mal uso puede provocar un sobrecoste en la factura de la luz de unos 145 euros al mes.

Estos aparatos pueden engordar la factura de la luz 145 euros cada mes

Las propias empresas instaladoras de sistemas de climatización la ciudad han notado desde el inicio de verano una caída de la demanda en relación a otros años, sobre todo por la incertidumbre económica actual y por el elevado precio de la luz. La mayoría de instalaciones de este tipo se está dando en empresas y negocios, no en pisos o en casas, y lo que se están instalando son sistemas de climatización más modernos que los tradicionales aparatos aire acondicionado ya que logran un mayor ahorro energético y también menores emisiones de CO2 a la atmósfera.

Son muy pocas las viviendas que tienen aire acondicionado en la actualidad y, para que su uso no dispare la factura eléctrica, los expertos señalan que es necesario, entre otras medidas, hacer un buen mantenimiento de los aparatos de aire pues, si el filtro está sucio, la presión del gas bajará ya que el aire no estará circulando como debería.

También es importante asegurarse que las puertas y ventanas estén perfectamente cerradas para evitar que el aire se escape de casa. De esta forma, lo ideal es tener un buen aislante que permita conseguir un ahorro de energía superior al 30%. Hay que tener en cuenta que los espacios pequeños son más fáciles de enfriar. Por lo tanto, si la distribución de la vivienda lo permite, es aconsejable cerrar las puertas internas para que el aire acondicionado tarde menos tiempo en enfriar el hogar. Y no olvidarse que el uso del ventilador es más saludable y también puede aliviar en episodios de calor si se hace un uso correcto del mismo.

Compartir el artículo

stats