El regreso de la Noite Branca a la red de museos municipal se saldó el pasado viernes con más de 4.500 participantes entre las ocho de la tarde y las dos de la madrugada. Dentro de estas visitas libres y guiadas, talleres, conciertos y otras actividades destacaron el Verbum con 900 participantes o el Pazo Quiñones de León con 750 en sus jardines. Finca Solita y la Villa Romana de Toralla alcanzaron el medio millar.