Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lola Índigo devora Castrelos

Las enormes colas desde primera hora de la mañana "merecieron la pena" para los miles de asistentes al evento musical

11

Lola Índigo y su equipo posan ante el gentío reunido en Castrelos @lolaindigomusic

Eran las cinco de la mañana y ya podía verse gente en los alrededores de Castrelos. Quizá los mayores fans de Miriam Doblas, conocida artísticamente como Lola Índigo. La cantante y bailarina madrileña conquistó este lunes Vigo en el marco de la segunda etapa de su gira: “La Niña Tour”. Nadie quería perdérsela. Pasaban las horas y no dejaba de aumentar la gente allí presente, creciendo las colas y llenándose las gradas. A todas esas personas no defraudó la exconcursante de Operación Triunfo 2017, que desde las diez de la noche empezó a hilar voz y coreografías bajo una “espectacular” puesta en escena que mantuvo en pie a los miles de asistentes al gran evento.

Abastecidos de todo lo que se puedan imaginar y más, centenares de jóvenes aguardaron a la entrada del citado recinto buena parte del día. Protegiéndose de los pocos rayos que la niebla permitía, sobre toallas (sentados en el suelo) o sillas de playa, y con mochilas o mini neveras para asegurarse algún que otro bocado a lo largo de la jornada, chicos y chicas gastaban su tiempo jugando a las cartas, charlando o entreteniéndose con sus teléfonos móviles. Algunos portaban pancartas con mensajes como “Yo ya no quiero ná, pero a ti sí que te quiero”, “Canta Spice Girls” o “Lola, ¿puedo ser tu papichulo?”. Otros aprovechaban para hacer pequeños botellones conjuntos, totalmente improvisados a ras de tierra.

El paso de Lola Índigo por Vigo a través de sus redes sociales

El paso de Lola Índigo por Vigo a través de sus redes sociales M. C.

Sobre las seis de la tarde, allí podía verse a Mireya con su grupo de amigas. Ellas no madrugaron tanto como lo hicieron los más apasionados, pero a las nueve de la mañana ya estaban allí dando el callo. En su caso divirtiéndose con el mitiquísimo UNO. Comida en mano –como muchos de sus compañeros de cola, rivales por ver quién entraba antes–, evidenciaron que Índigo es una de sus “artistas favoritas” y que estar ahí, aunque fuese bastantes horas, “merece la pena”. A su alrededor, en ese momento, cerca de 200 personas, y ya dentro –en las gradas– una multitud que superaba con creces el antedicho número. Eran millares.

Un repertorio que "mereció la pena"

Toda esa gente disfrutó del concierto que la madrileña dio hoy. Desde las diez de la noche, satisfizo el ansia de un público que en gran parte dedicó un día entero por unas pocas horas de su noche. En el seno de “La Niña Tour”, canciones ya clásicas entre los más jóvenes como Culo, Mala Cara, Cash, Maldición, Santería o Mujer Bruja o Tamagochi sonaron con fuerza en el parque al aire libre de un Castrelos tan irreconocible como extasiado. Los asistentes, mayoritariamente veinteañeros, confirmaron entonces que la espera había servido. Cada segundo valió oro. También para la artista, que al término del concierto publico un mensaje, acompañado de una impresionante foto, de agradecimiento al público vigués: "No sé qué decir; no sé cómo explicar".

Como no podía ser de otra manera, también estuvieron presentes en la interpretación otros temas como Fuerte, Calle, Nada a nadie, 4 besos y Ya no quiero ná. Tras casi 120 minutos de música sin parones, la cantante se despidió de Vigo para lástima de los espectadores, que corearon su nombre pidiendo más. Con mucha gente de pie, bailando, y la que se encontraba en las gradas, la fiesta se apagó entre las luces que emitían las linternas de casi infinitos teléfonos y los últimos movimientos de la cantante, cuya formación ha pasado por Los Ángeles, China o Tailandia de la mano de los coreógrafos de Jennifer López, Nicki Minaj o Beyoncé, además de bailar con artistas de talla de Chris Brown, Miguel Bosé o Fyahbwoy.

El concierto –cuyas entradas se agotaron al poco tiempo de ponerse a la venta– formó parte de la segunda gira de la madrileña, que está teniendo lugar este 2022 y está formada por shows en los principales festivales estivales de España. La cantante, que también ha estado en Argentina e Italia, volvió así a Galicia tras su paso el pasado mes de julio por el Morriña Fest (A Coruña). Al boom de Lola, se sumarán próximamente grandes actuaciones que previsiblemente terminarán en pleno. Entre ellas, a lo largo de la semana, la de Hijos de la Ruina (Natos, Waor y Recycled J), que cantarán el próximo jueves. También estará la artista viguesa Wöyza esa noche.

La semana musical concluirá con la presencia de los veteranos Hombres G, que tocarán en el mismo espacio el domingo 14 de agosto. El grupo madrileño, que carga a sus espaldas con cuarenta años de intachable trayectoria, hará un repaso de sus viejas y nuevas canciones en un evento dirigido a un público algo más adulto. Otra de las citas más esperadas, la del cantante Dani Martín, tendrá lugar ya la semana que viene. Se espera que esté a la altura, haciendo otros espectacular lleno como el sold out de Índigo. 

Compartir el artículo

stats