Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El monte de Beade contará con un ecoparque de 22.500 m² con siete circuitos de tirolinas

El Concello autoriza el inicio de las obras de la instalación junto al campus universitario | La inversión de 130.000 euros incluye tres edificios | Serán de dificultad “deportiva o familiar” y contarán con varios juegos

Lago, Caride, Caballero, Emilio Saco y Aguiar, en Beade JOSE LORES

La oferta de ocio en la naturaleza de la ciudad tendrá un nuevo atractivo el próximo año. El Concello ha dado luz verde a la construcción de un ecoparque de más de 22.500 metros cuadrados en el monte comunal de Beade que permitirá disfrutar del entorno a través de siete circuitos de tirolinas y juegos distintos.

La licencia a la empresa Marikina S.L. responde a la solicitud enviada en diciembre del año pasado después de llegar a un acuerdo con la comunidad de Montes de Beade para esta parcela ubicada a escasos metros del campus universitario de Lagoas Marcosende, al que se accede por el Camiño Campaneiro. La inversión inicial para su construcción es de 129.713,83€euros y podría crecer antes de abrirlo ya que el gobierno local deberá autorizar explícitamente el inicio de la actividad con un nuevo permiso.

Además, contará con un área de aparcamiento con 38 plazas y tres edificaciones para serviciossi m. Una caseta de recepción de 38,60 m², otra para aseos de 27,92 m² y una última destinada a ejercer de cantina con 35,77 m² que tendrá una pequeña terraza.

Hugo Barreiro

La memoria descriptiva detalla que se instalarán siete circuitos distintos aprovechando los puntos que se colocarán en los árboles, habiendo dos niveles de dificultad. Por una parte, cuatro itinerarios “deportivos”, superando el más largo de ellos los 300 metros de longitud y con más de una decena de estaciones cada uno para 48 módulos de juegos. Completan la oferta otros tres circuitos “familiares”de entre 130 y 170 metros, con un nivel de exigencia menor tanto en las alturas como en las actividades.

El principal atractivo de estas rutas serán sus tirolinas, llegando a ser el primero de los circuitos exclusivo para este tipo de juegos. La más larga de todas alcanza los 157 metros y casi seis de desnivel antes de aterrizar en el suelo. Sin embargo, para poder llegar a ellas habrá que superar zonas de zig zag, escaleras, puentes y cuerdas colgantes, amazonías, cables de equilibrio, balanzas y laberintos.

Para limitar su impacto en el entorno habrá un perímetro vallado de 1,5 metros de altura alrededor y un máximo de 400 visitantes al día. Todas las instalaciones son fácilmente desmontables por si se finalizara el contrato de cesión de uso de este suelo rústico protegido.

Para garantizar la seguridad en todo momento, los recorridos cuentan con un cable de vida de 12 milímetros de acero galvanizado situado 1,65 metros por encima de la plataforma de cada juego, previniendo así las caídas al vacío.

Naturaleza y economía

Su enclave en el parque forestal de Beade permitirá una rápida conexión con el transporte urbano gracias a las líneas que llegan a la Universidade de Vigo o en vehículo particular a través de la AP-9, la VG-20 o Clara Campoamor.

Según el alcalde de la ciudad, la importancia de esta iniciativa privada reside en que combina “ocio, diversión, medio ambiente y economía”; algo que demuestra que “Vigo avanza” en todos los ámbitos y actividades.

Al mismo tiempo, la propuesta se complementará con el proyecto de reconversión del Zoo de A Madroa que pondrá fin a la vida en cautividad de sus animales, convirtiéndose en un centro de interpretación de la naturaleza con juegos y aulas.

Compartir el artículo

stats